OLA DE FRÍO… Y DE CAÍDAS

No falla. En cuanto caen cuatro copos de nieve en Barakaldo, todo se paraliza. Llevamos varios días oyendo las advertencias de los servicios meteorológicos y aun así, siempre nos pilla de imprevisto. Por suerte o por desgracia, cuando ocurre algo grave es cuando se toman las medidas oportunas, y sin ir más lejos, en la pequeña cuesta que lleva a nuestra farmacia, hace unos años un señor se resbaló con el hielo y se cayó, con tan mala suerte que debido al golpe que recibió en la cabeza, falleció. Y a raíz de eso se solicitó al ayuntamiento que cubrieran con sal esos desniveles en caso de alarma por nieve y hielo.

Aparte de esa desgracia, en días como éstos no nos faltan consultas en el mostrador ocasionadas por traumatismos más leves,  caídas más bien sin importancia, pero al fin y al cabo molestas para el paciente. La mayoría de veces lo que demandan los accidentados suele ser del tipo: “Dame un voltaren o un thrombocid de esos, lo que mejor te parezca, que me he caído…” Pues bien, señores, el voltaren tiene tanto que ver con el thrombocid como el tocino con la velocidad.

Sigue leyendo

Anuncios