MI HIJO TIENE MOLUSCOS

Mi hijo mayor es un “pupas”. Y no lo digo porque se queje exageradamente de todo lo que le pasa (que también, por algo es un niño de 5 años, si no se queja hoy, ¿cuándo se va a quejar? Y no vale que me digáis en cualquier otro movimiento tipo 15M) sino porque le pasa de todo. Y cuando digo de todo, es DE TODO.

Por resumir (que son 5 años, casi 6 ya de todo tipo de anécdotas, tanto sanitarias como no sanitarias): ya os expliqué en otro post lo mal que lo pasó con su Herpes Simple; a los dos añitos después de pasar la varicela tuvo un episodio de ataxia cerebelosa (no complicada, por suerte); ha sufrido en varias ocasiones de convulsiones febriles y ahora les toca el turno a los moluscos. Y no hablo de que se haya sentado en una roca junto al mar y se le haya “pegado” alguna que otra lapa al pantalón, sino de otro tipo de moluscos, ni gasterópodos ni cefalópodos, sino unos mucho más frecuentes 😉

Sigue leyendo

Anuncios

SUSURROS EN TUS OÍDOS

Agosto. Tiempo de sol, vacaciones (quienes sigan este blog habrán visto que ha bajado mi frecuencia de publicación, y es que una servidora también tiene sus debilidades… 😉 ), playa, piscina, mar, paseos en barco… Muchos baños, en definitiva. Sobre todo para los niños. Y como veréis, estos baños tienen mucho que ver con otras protagonistas del verano: las otitis. De hecho, en verano, los casos de otitis externa pueden aumentar hasta en un 50%. Sigue leyendo