¡YES, YOU CAN!

Un septiembre más. Ya hablamos la semana pasada de los buenos propósitos que llegan con el nuevo curso. Y por supuesto, no podíamos olvidar el propósito estrella, el más difícil todavía, el no va más para quien se lo propone, el cambio de vida radical que muchos se plantean llegando estas fechas: DEJAR DE FUMAR. Aunque seguro que hay lectores que nunca han fumado y pueden pensar que soy una exagerada, los lectores fumadores saben que no es así. Dejar de fumar te cambia la vida.

Sigue leyendo

Anuncios

PARA SABER MÁS: DESHABITUACIÓN TABÁQUICA

Cuando un paciente decide apostar por el servicio de deshabituación tabáquica, hay que tener presente que habrá que proponerle un autorregistro previo de las condiciones que favorecen que fume, y para eso se le entrega una hoja en la que apuntará antes de fumar cada cigarrillo: la hora, el lugar, la situación (que está haciendo, si está solo o acompañado, etc),  y el nivel de deseo con el que se lo fuma (0 si es nada, 1 si es medio y 2 si es intenso o desesperado). Igualmente, le pediremos que haga una lista de ventajas e inconvenientes de seguir fumando y de dejarlo. Esa lista nos puede dar una ligera idea de cómo de fuertes son sus motivaciones.

TESTS ÚTILES:

1.- ESTADIOS DE PROCHASKA: Para saber en qué fase se encuentra el paciente y qué protocolo seguir en cada caso.

Fase Pre-contemplativa: No quiere dejar de fumar.

Fase Contemplativa No están preparados del todo, pero les queda muy poco para estarlo.

Fase Preparación Totalmente convencido. Les queda 1 mes para dejarlo. No suelen retroceder.

Fase Acción En tratamiento personalizado.

Fase Mantenimiento En tratamiento.

2.- TEST DE RICHMOND: Mide el grado de motivación para dejar de fumar

Menos de 5 puntos: Poca motivación
De 6 a 8 puntos: Motivación media
Más de 8 puntos: Buena motivación

Si la puntuación obtenida es inferior a 9. no debe iniciarse un tratamiento dirigido a
abandonar el consumo, sino hacia la motivación para el abandono.

3.-TEST DE FARGESTROM: Mide la dependencia al tabaco

De O a 1 punto: dependencia muy baja
De 2 a 3 puntos: dependencia baja
De 4 a 5 puntos: dependencia moderada
De 6 a 7 puntos: dependencia alta
De 8 a 10 puntos: dependencia muy alta

En función a este test, junto con una encuesta sobre hábitos de vida, se podrá decidir cuál es la terapia adecuada a cada paciente. Una vez se haya decidido, habrá que consensuar con el paciente el día D. Aquí es donde nos será de utilidad el autorregistro que le habíamos pedido, para poder decidir cómo afrontar cada momento de “mono” y buscar la estrategia adecuada para combatirlo a partir del dia D. Es importante tener esa estrategia consensuada antes de dejar de fumar definitivamente, puesto que así será menos probable que el paciente busque la excusa para recaer.

Una vez está en marcha el proceso de cesación, resulta muy útil la prueba de cooximetría, puesto que al ver que va descendiendo el contenido de monóxido de carbono en aire espirado, el paciente se siente cada vez más motivado para seguir adelante. Se trata de una herramienta de refuerzo positivo. 

Para poder mantener un seguimiento del paciente en deshabituación tabáquica, hemos de monitorizar los síntomas de abstinencia en sucesivas visitas, para valorar si el tratamiento está siendo eficaz o habría que reforzarlo.  En esta tabla podemos encontrar los más comunes y su duración:  

SÍNTOMAS DE ABSTINENCIA

SÍNTOMA

DURACIÓN

Confusión, aturdimiento 1 a 2 días
Cefalea Variable
Astenia 2 a 4 semanas
Tos Menos de 7 días
Opresión torácica Menos de 7 días
Alteraciones de sueño Menos de 7 días
Estreñimiento 3 a 4 semanas
Aumento de apetito Algunas semanas
Disminución de concentración mental Algunas semanas
Deseos intensos de fumar “craving” Algunas semanas

¿Y tú, que trucos conoces para vencer al “mono”?

Esta entrada ha sido elaborada con la colaboración de Leyre Gaztelurrutia Lavesa. Si tienes alguna duda, puedes enviarle un email a farmacia.andracaiturbe@gmail.com

¡LIBÉRATE! MANEJA TÚ LOS HILOS

Siempre que llega septiembre nos proponemos nuevas metas, nuevos logros o nuevos propósitos, igual que con el nuevo año. Uno de los más frecuentes es dejar de fumar. Y a muchos les pasa que un curso tras otro se lo vuelven a proponer y no lo consiguen. Esto hace que se desalienten, y que llegue un momento en que se dicen: para qué lo voy a intentar, si nunca lo consigo…. Pues bien, tenemos una buena noticia para ellos: cuantas más veces lo hayas intentado, más probabilidades de conseguirlo por fin.

Derechos de imagen de sacrifice_87

Derechos de imagen de sacrifice_87

Sigue leyendo