MI HIJO TIENE MOLUSCOS

Mi hijo mayor es un “pupas”. Y no lo digo porque se queje exageradamente de todo lo que le pasa (que también, por algo es un niño de 5 años, si no se queja hoy, ¿cuándo se va a quejar? Y no vale que me digáis en cualquier otro movimiento tipo 15M) sino porque le pasa de todo. Y cuando digo de todo, es DE TODO.

Por resumir (que son 5 años, casi 6 ya de todo tipo de anécdotas, tanto sanitarias como no sanitarias): ya os expliqué en otro post lo mal que lo pasó con su Herpes Simple; a los dos añitos después de pasar la varicela tuvo un episodio de ataxia cerebelosa (no complicada, por suerte); ha sufrido en varias ocasiones de convulsiones febriles y ahora les toca el turno a los moluscos. Y no hablo de que se haya sentado en una roca junto al mar y se le haya “pegado” alguna que otra lapa al pantalón, sino de otro tipo de moluscos, ni gasterópodos ni cefalópodos, sino unos mucho más frecuentes 😉

Sigue leyendo

ENVÍANOS TU CONSULTA

Muchas veces se nos quedan cosas en el tintero y en el blog no llegamos a dar las respuestas concretas a lo que buscáis. Si ese es tu caso, no te cortes y envíanos tu consulta a través de este formulario.

Si se trata de consultas frecuentes, valoraremos escribir un post al respecto; si es una consulta concreta te contestaremos vía email.

También puedes utilizar este formulario si tienes alguna sugerencia, queja, ideas para escribir un post…

¡Gracias por tus aportaciones!

CUANDO LOS MEDICAMENTOS YA NO SIRVEN

Miles de veces vienen pacientes a la farmacia con bolsas de medicamentos, o bien caducados, o bien en buen estado pero que por una razón u otra ya no son necesarios (ya sea porque el médico ha cambiado el medicamento prescrito, o porque el  paciente desgraciadamente haya fallecido…)

A menudo, la pregunta que nos hacen es “¿nena, dónde tenéis el contenedor para mandar los medicamentos a Africa o por ahí?” Aquí es cuando hemos de contar por qué los medicamentos que desechamos no deben ni pueden ser enviados a países en vías de desarrollo y todo lo que conlleva desechar los medicamentos en el punto SIGRE. Y con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente que se celebra el 5 de junio, hoy os queremos contar su historia…

Sigue leyendo

CIPRIANA Y EL ZUMO DE POMELO

Ayer me contaba una amiga que hace unos años acudió “a la consulta de una chica que ayudaba a adelgazar a base de zumos”. Mi cara, un poema. Me intentó explicar los fundamentos de esa dieta y me dijo que uno de los zumos que utilizaba como método quemagrasa era el zumo de pomelo.

De repente, se encendió un pilotito rojo en mi cabeza, y me sentí obligada a preguntarle si la “chica” en cuestión (desconozco si es nutricionista, dietista o curandera) le había preguntado si tomaba algún tipo de medicamento. Podéis imaginar la respuesta.

Sigue leyendo

LAS 3 P: PISES, PRÓSTATAS Y POLÉMICAS

Cuando éramos pequeñas veraneábamos en Marbella. Más que nada para que mis abuelos pasaran algún tiempo con sus nietas, ya que ellos se pasaban meses allí. Recuerdo uno de estos viajes a Marbella (1002,5 km, ahí es nada), 7 personas en el coche, 2 perros, y teniendo que parar el coche en la autovía cada hora aproximadamente por la urgencia para orinar de mi abuelo. Mis padres también recuerdan ese viaje, os lo aseguro.

Y es que mi abuelo tenía “próstata”. Ya, bueno, ¿y qué?, todos los hombres la tienen. Decir que alguien tiene próstata es una forma vulgar de decir que tiene una serie de síntomas en el tracto urinario característicos de problemas prostáticos y frecuentes en hipertrofia benigna de próstata (HBP). Mejor nos quedamos con lo de que “tenía próstata”, ¿verdad?

Sigue leyendo

A VUELTAS CON LOS EXCIPIENTES

Una de las consultas frecuentes que solemos recibir en el mostrador de la farmacia es la consabida pregunta de “oye, nena, y ¿este medicamento lleva lactosa? Porque mira que me pongo yo mala, no me lo vayas a dar con lactosa que tengo la boda de mi prima este fin de semana ¿eh? A ver si no voy a poder ir por la descomposición…” Dejando de lado que algunos pacientes que sufran este trastorno (pero a un nivel moderado tirando a leve) ni siquiera se lo mencionarían al farmacéutico y así tendrían la excusa perfecta para no ir a la boda de la prima Paqui, es un tema que a quien sufre insuficiencia de lactasa intestinal preocupa terriblemente.

De hecho, ayer mismo leía una consulta de una compañera farmacéutica en twitter: ¿Alguien conoce alguna página web donde estén registrados los medicamentos SIN lactosa? Y una que es una mandada, se puso a buscar.

Sigue leyendo

IBUPROFENO Y PARACETAMOL: CUANDO MENOS ES MÁS

Desde hace unos meses, y a raíz de algunos estudios de eficacia y seguridad aplicados al paracetamol e ibuprofeno, se está insistiendo tanto desde las autoridades sanitarias como desde atención primaria y las propias farmacias en que es preferible utilizar ibuprofeno de 400 mg en lugar del de 600 mg y paracetamol de 650 o 500 mg en lugar del de 1 gramo, puesto que se ha demostrado que la eficacia es muy similar a las dosis más altas y sin embargo los efectos secundarios se reducen mucho.
De hecho, el ibuprofeno de 600 mg está sujeto a prescripción médica, y nunca deberíamos utilizarlo como automedicación. Ya sabéis, ese circulito justo al lado del código nacional en las cajas de los medicamentos que tantas veces en el mostrador os hemos explicado que significa que ese medicamento no se debe dispensar sin la correspondiente receta…

Sigue leyendo

ABORDAJE DEL PACIENTE CON GLAUCOMA

Hace tiempo os comentaba que en el barrio tenemos fama de “preguntonas”, sobre todo cuando los pacientes nos solicitan medicamentos sin receta. Aprovechando que el día 12 de marzo es el día mundial del glaucoma, hoy os voy a hablar de una situación más que frecuente en el mostrador, ya que los pacientes que la padecen son mucho más abundantes de lo que creemos, y los medicamentos contraindicados en esta patología también.

Sigue leyendo

LOS BANCOS DE PIEDRA Y LA CISTITIS

En mi colegio los bancos del patio eran de piedra. Había una profesora que cada vez que tenía turno de patio para vigilar que nada grave ocurriera nos perseguía diciéndonos que nos sentáramos sobre nuestros jerseys para no “coger cistitis” por sentarnos sobre la piedra fría. Era insufrible.

Ni qué decir tiene que este post va dedicado a ella.

Sigue leyendo

¿CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO PARA TOMAR MI MEDICACIÓN?

– A ver, María, vamos a repasar… y entonces ¿cuándo dices que tomas este medicamento para la tensión?

– Ay, hija, ya no sé… El médico primero me dijo que tenía que tomarlo por la mañana, pero luego me pusieron un aparato que chica, se inflaba cada media hora (hay que ver la lata que me daba, a punto estuve de mandarlo a freír puñetas), y entonces me dijo que tenía que tomar este otro por la mañana y el que tomaba por la mañana pasar a tomarlo por la noche… Y ya no sé qué hacer, que mira que a mí me sentaba bien tomarlo por la mañana, a ver si me lo voy a tomar por la noche y no voy a poder dormir…

(Entra la señora Pilar en la conversación)

– Di que sí, María, que yo ese mismo me lo tomo por la mañana y me va fenomenal…

Y ya la tenemos liada. Porque resulta que, por lo que he podido averiguar, la señora María en cuanto a su hipertensión tiene un perfil riser o, al menos, no-dipper, mientras que la señora Pilar debe de ser dipper… A ver cómo se lo explico.

Sigue leyendo