MITOS Y LEYENDAS DE LA DIABETES EN EL #DMDN

El 24 de noviembre es el Día Mundial del Dietista-Nutricionista. Sí, otro día mundial. Si los profesores tienen un “día del profesor”, San José de Calasanz, que precisamente es el próximo 27 de noviembre (que creo que es el único colectivo que NO trabaja el día de “su” día; perdonadme la vena de malamadre trabajadora que me ha salido, pero existe también un día mundial del farmacéutico y yo trabajo igual), ¿cómo no iban a tenerlo los nutricionistas?

Oye, que el otro día escuché que hasta el retrete tenía un día mundial… Me fascina que a alguien se le ocurriera hacer un día mundial del inodoro, porque es un invento que se lo merece, un cambio de paradigma en la salud pública mundial, un “sanitario” más al que dedicar un día mundial (chiste malo) Pero este no era el tema del post de hoy, que siempre me lío.

El tema del post de hoy es rendirles homenaje a los dietistas-nutricionistas, uniéndome a su campaña de concienciación de #CeroDiabetes.

Como decía, con motivo del día mundial del dietista-nutricionista (#DMDN, para abreviar) , este año desde el Consejo General de Colegios de Dietistas-Nutricionistas (CGCDN, también para abreviar) y con la colaboración de la Federación Española de Dietistas y Nutricionistas (FEDN, y ya paro) se ha lanzado la campaña #CeroDiabetes para concienciar a la población de los mitos y leyendas que rodean a esta enfermedad. Y el motivo de esta campaña es que:

La diabetes tipo 2 (DM2) se ha convertido en uno de los problemas sanitarios más graves de nuestro tiempo. Sus proporciones son ya epidémicas en la mayor parte del mundo: se estima que actualmente existen 246 millones de personas afectadas en todo el planeta, una cifra que puede llegar a los 380 millones en el año 2025 si se cumplen las últimas predicciones. La educación sanitaria es una pieza importante en el tratamiento de la diabetes y de la obesidad, así como otras enfermedades crónicas. A pesar de que los programas de educación sanitaria en las personas con diabetes persiguen que hagan ejercicio, que pierdan peso o que dejen de fumar, el estudio señala que la mayoría de personas con diabetes tipo 2 no modifican sus hábitos de salud en proporción diferente a las personas no diabéticas. (Fuente: estudio di@ bet.es,2010)

Cake with pink chocolate curls and sparkler

Ya os contábamos en otra ocasión los porqués de la diabetes y sus complicaciones a largo plazo. Pero esta vez lo que intentaremos es desterrar esos mitos acerca de la nutrición y la diabetes que tan extendidos están…

  1. SI UN PRODUCTO ES “APTO PARA DIABÉTICOS” ES BUENO Y PUEDO TOMAR CUANTO QUIERA

Claro. Y si un producto es apto para celíacos también. Obviamente, estoy siendo irónica. Para que un producto afirme ser “apto para diabéticos” pueden ocurrir 3 cosas:

– Que se le hayan añadido algún edulcorante calórico, como fructosa. El aumento de glucosa en sangre será bastante parecido al que produce la sacarosa.

– Que hayan sido elaborados con menos azúcar: el aumento de glucosa en sangre es menor, pero si te pasas, te pasas. Lo que importa es la cantidad global de azúcar que tomas. Si está elaborado con la mitad de azúcar que el alimento original pero te tomas tres veces lo que comerías normalmente, estás tomando más azúcar que si comieras el alimento original en una porción “normal”.

– Que se hayan sustituido los azúcares e hidratos de carbono complejos por edulcorantes no calóricos, como la sacarina. Estos no van a producir un aumento de glucosa en sangre, pero si te pasas puedes acabar en el retrete (bendito retrete, por esto merece un día mundial), con diarrea.

2. “SI ME TOMO LA PASTILLA PARA LA DIABETES, PUEDO COMER LO QUE ME DÉ LA GANA”

Pues mira, no. Porque para controlar la diabetes y que no haya subidas y bajadas drásticas de azúcar en sangre hay que saber muy bien cuántos hidratos comes y cuántos quemas haciendo ejercicio (asumo que si tomas medicación para la diabetes también haces ejercicio; y si no lo haces, deberías). Las pastillas no saben contra cuántos hidratos tienen que “pelear” cada vez que te sientas a la mesa, no sé si me explico…

3. “LOS DIABÉTICOS NO PUEDEN COMER PLÁTANO, PASTA, ARROZ, PATATA, MELÓN NI UVAS”

Pues pobres si así fuera. Un diabético puede y debe comer todo eso, siempre que controle la cantidad y no sea en exceso. Ser diabético y controlar tu diabetes implica conocer bien las cantidades de hidratos en cada comida y ejercicios de cálculo mental para no “pasarse” en los alimentos que más cantidad contienen.

4. “LA SACARINA PRODUCE CÁNCER”

Aunque llevan muchos años en el punto de mira, la verdad es que los edulcorantes artificiales en general han demostrado ser seguros en su uso, a las dosis normales que tomaría cualquier individuo. En concreto en el caso de la sacarina lo que hay que tener en cuenta es su aporte de sodio, por lo que habría que limitar su uso (que no eliminarlo) en los pacientes con hipertensión.

5. “NO PUEDO CENAR HIDRATOS DE CARBONO PORQUE ME SUBE MUCHO EL AZÚCAR”

Si te sube mucho el azúcar durante la noche, deberías hablar con tu médico o con tu dietista-nutricionista, para modificar la dosis de insulina o adaptar tu alimentación a tus niveles de insulina. Aprovecho la ocasión para decirte que si tienes dudas de cómo usar tu insulina, te recuerdo este post en el que explicaba los pormenores de estos dispositivos.

6. ¿EL ALCOHOL TIENE AZÚCAR? ¿AFECTA A LA GLUCEMIA?

En sentido estricto y para ser sinceros, el alcohol en sí no afecta a la glucemia. Lo que sí la afecta son los azúcares que contienen muchas bebidas alcohólicas y sobre todo los refrescos con los que se acompañan normalmente. Además, beber en exceso puede provocar vómitos, lo cual sí que afecta a la glucemia.

7. “LOS PRODUCTOS LIGHT Y DIETÉTICOS PUEDEN CONSUMIRSE SIN PROBLEMAS POR LOS DIABÉTICOS”

Estos productos reciben esa denominación por tener 30% menos de calorías que el producto de referencia, lo cual no implica que el producto no tenga carbohidratos ni cause un aumento de la glucemia, ya que esa reducción en el número de calorías puede hacerse exclusivamente reduciendo la cantidad de grasa, sin tocar el porcentaje de carbohidratos.

8. “LA DIABETES GESTACIONAL SÓLO SE DA DURANTE EL EMBARAZO Y DESAPARECE CUANDO DAS A LUZ”

La mayoría de los casos de diabetes gestacional se puede controlar mediante cambios en el estilo de vida (ejercicio y modificación de la dieta), lo cual hace que si los mantienes, después de dar a luz sigas controlándola. Pero hay algunos casos en los que la diabetes se puede mantener después del embarazo.

9. “LA MIEL ES MEJOR QUE EL AZÚCAR”

Pues en la práctica, es casi igual. Porque la miel tiene un 82% de azúcares libres (fructosa, glucosa), lo cual conduce a un aumento de la glucemia bastante similar al que produce el azúcar.

10. “SOY DIABÉTICO; TENGO QUE CONTROLAR EL AZÚCAR PERO NO LA SAL QUE CONSUMO”

El hecho de ser diabético ya implica un riesgo cardiovascular elevado. De hecho, en todas las tablas de cálculo de riesgo cardiovascular se excluyen a las personas con diabetes porque no es extrapolable. Por ello, hay que tener en cuenta todos los factores que aumentan el riesgo, entre ellos la hipertensión, y en definitiva, el consumo de sodio, presente en la sal. Y ni qué decir tiene que todos deberían dejar de fumar, vigilar su peso corporal, disminuir el consumo de alcohol y realizar ejercicio físico.  

Así que recuerda: una buena alimentación mejora tu calidad de vida. Si necesitas orientación para conocer cómo mejorar tu alimentación, un dietista-nutricionista es tu mejor aliado para conseguirlo.

BIBLIOGRAFÍA:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s