UN COLIRIO PARA LOS OJOS (I) : CÍCLOPE Y ÁTROPOS

Un día cualquiera en la farmacia, entra un paciente cualquiera, y dice:

– Buenos días, ¿me puede dar un colirio?

-¿Un colirio?¿Para qué?

-¡Pues para los ojos, claro, menuda pregunta para venir de farmacéutica!

No os imagináis los millones de veces que lo hemos oído. Y para que os hagáis una idea de lo poco que nos ayuda que además nos deis la pista de “una cajita blanca con cuadraditos de colores”, un día de guardia cualquiera mi compañera @susitravel tuvo la paciencia de configurar todos los colirios del laboratorio Cusi de los que disponía en este bonito knolling :

¿Aún crees que con que nos pidas "un colirio para los ojos, con cuadraditos en la caja" podemos adivinar cuál es el que necesitas?

¿Aún crees que con que nos pidas “un colirio para los ojos, con cuadraditos en la caja” podemos adivinar cuál es el que necesitas?

Bien, cada uno de esos colirios tiene una función diferente, unos principios activos diferentes y además la configuración de los correspondientes cuadraditos es única para cada uno de ellos.

Así, se me ha ocurrido escribir una serie de posts en los que vaya explicándoos las diferentes actividades farmacológicas si no de todos los colirios, de los que buenamente pueda… Y esta es la primera entrada de la serie.

 MIDRIÁTICOS Y CICLOPLÉJICOS

Uno de los grupos de colirios que más se utilizan son los llamados midriáticos y ciclopléjicos (OJO: ciclopLéjicos, con L, no ciclopéjico, aunque muchos nos guiamos por la mitología y creemos que este tipo de colirio tiene algo que que ver con Cíclope… y tampoco es que el laboratorio Llorens ayudara mucho llamando al suyo Ciclopegic, sin L…)

La acción de este grupo de medicamentos cuando se aplican por vía oftálmica es, como su nombre indica, provocar una midriasis de la pupila, es decir, lo que denominamos “dilatación” de la pupila, y también una parálisis del proceso de acomodación, o “cicloplejía”.

Dentro de este grupo de medicamentos uno de los que mejor se conocen es el alcaloide atropina, que sí que tiene relación con la mitología, porque el nombre de la planta de la que se extrae, Atropa belladona, proviene de Atropos, que era una de las tres Moiras de la mitología griega, y era quien decidía cómo y cuándo morían los mortales… Un poco tétrico para estar hablando de colirios, ¿no? 😉

Este grupo se clasifica en medicamentos anticolinérgicos (atropina, tropicamida y ciclopentolato) o simpaticomiméticos, excluyendo los medicamentos para el glaucoma (fenilefrina) La diferencia está en que la fenilefrina provoca la dilatación sin perder el reflejo de acomodación, por su mecanismo de acción.

¿PARA QUÉ SIRVEN?

Se utilizan para tratar la uveítis anterior o iritis aguda, para que me entendáis, la inflamación e irritación del iris, y también para la queratitis o inflamación de la córnea. Aunque su uso más común es para producir la dilatación de las pupilas y así permitir exploraciones de la retina y el fondo del ojo.

La fenilefrina sólo actúa haciendo trabajar a los músculos que dilatan la pupila y además no provoca por lo general un aumento de la presión ocular, por lo que es una buena opción para los pacientes que sufran de glaucoma. Los anticolinérgicos en cambio, actúan bloqueando tanto los músculos que contraen la pupila como los que hacen que el cristalino enfoque los objetos.

Midriasis o dilatación pupilar. foto: Wikipedia

Midriasis o dilatación pupilar. foto: Wikipedia

¿CÓMO SE USAN LAS GOTAS DE DILATACIÓN?

Como ya os he comentado, el uso más extendido es el de preparación del ojo para una exploración, y a menudo se suelen combinar varios colirios, por lo que el procedimiento a seguir antes de una exploración o intervención suele complicarse un poco… Además, la aparición de los efectos de dilatación y de no acomodación del cristalino no se producen a la vez, así que ahí ya tenemos el lío montado del todo.

  • ATROPINA: su efecto máximo de dilatación se produce al cabo de 1 hora y de cicloplejía al cabo de 2 horas.
  • CICLOPENTOLATO (Ciclopléjico): suele producir una sensación de quemazón al aplicarlo. Hay que aplicarlo dos veces separadas por 5 minutos, de 40 a 50 minutos antes del examen de refracción. Si el examen es oftalmoscópico, no hace falta esperar esos 40-50 minutos, pero se realizará una doble aplicación igual. Lo bueno que tiene es que la recuperación se produce mucho antes que la atropina, de 6 a 24 horas.
  • TROPICAMIDA: Se aplica de la misma forma que el ciclopentolato, en dos aplicaciones separadas por 5 minutos, con la diferencia de que si el examen no se realiza al cabo de 20-30 minutos, hay que repetir la aplicación una vez más. Tiene una acción rápida y corta.
  • FENILEFRINA: nunca ha de usarse con lentes de contacto puestas, puesto que la mayoría de los preparados de este tipo contienen cloruro de benzalconio. No produce cicloplejía, su efecto de dilatación aparece muy rápidamente, y alrededor de 3 horas después de la aplicación desaparece, por lo que si lo que se necesita es una acción sostenida se recomienda la aplicación de 2 gotas 2 o 3 veces al día. La dosis que produce el efecto dilatador es de 10%, por lo que los colirios que la contienen a menor concentración se utilizan principalmente para aliviar la irritación ocular.

Los niños con ojos claros necesitan menos efecto ciclopléjico, por lo que la dosis a utilizar ha de ser menor (1 gota 2 veces al día de 1 a 2 días antes del examen de refracción, utilizando preferiblemente la dosis de 5mg/mL en el caso de la atropina, y una aplicación única en lugar de repetirla al cabo de 5 minutos en el caso del ciclopentolato y la tropicamida)

En cualquier caso, al tratarse de medicamentos que en el torrente sanguíneo podrían producir efectos secundarios graves, es recomendable que limitemos su acción al ojo, apretando el saco conjuntival durante 2 o 3 minutos para que no se absorba.

 ¿CUÁNTO TIEMPO TARDARÉ EN RECUPERARME?

Pues una vez más, depende. Depende del tipo de midriático que se hay utilizado. Si se ha utilizado atropina, los efectos de la dilatación pueden durar hasta 10 días. En cambio, si usamos tropicamida podemos notar la recuperación al cabo de 4-6 horas, si se utiliza fenilefrina éstos desaparecen al cabo de 6 a 12 horas, y si se usa ciclopentolato al cabo de 18 a 24 horas.

El efecto ciclopléjico desaparecerá al cabo de 6 días en el caso de la atropina, al cabo de un día máximo en el caso de haber utilizado ciclopentolato y después de 6 horas después de utilizar tropicamida 

CONSEJOS GENERALES SOBRE EL USO DE COLIRIOS

Tenemos la grandísima suerte de que en i-botika (la web de información de medicamentos para pacientes impulsada desde osakidetza) se han volcado con este tema de los colirios, pomadas oftálmicas y demás preparados oculares, así que aquí os dejo algunos de los consejos que han recopilado en sus infografías:

ibotika_15_COLIRIOS

ibotika_16_POMADAS_OFTALMICAS

Y para padres de niños…

i_botika_19_colirios_pediatria

ibotika_20_pomada_oftal_ped

Y como siempre os aconsejo, podéis preguntarnos todo lo que necesitéis saber sobre vuestro tratamiento. El farmacéutico está ahí para ayudaros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s