LAS 3 P: PISES, PRÓSTATAS Y POLÉMICAS

Cuando éramos pequeñas veraneábamos en Marbella. Más que nada para que mis abuelos pasaran algún tiempo con sus nietas, ya que ellos se pasaban meses allí. Recuerdo uno de estos viajes a Marbella (1002,5 km, ahí es nada), 7 personas en el coche, 2 perros, y teniendo que parar el coche en la autovía cada hora aproximadamente por la urgencia para orinar de mi abuelo. Mis padres también recuerdan ese viaje, os lo aseguro.

Y es que mi abuelo tenía “próstata”. Ya, bueno, ¿y qué?, todos los hombres la tienen. Decir que alguien tiene próstata es una forma vulgar de decir que tiene una serie de síntomas en el tracto urinario característicos de problemas prostáticos y frecuentes en hipertrofia benigna de próstata (HBP). Mejor nos quedamos con lo de que “tenía próstata”, ¿verdad?

¿QUÉ ES LA HBP?

A medida que los hombres envejecen es frecuente que la glándula prostática comience a crecer (no necesariamente ha de ser un crecimiento maligno) Y como siempre que algo crece fuera de lo que es considerado normal, se producen una serie de síntomas, que afectan en mayor o menor medida a la calidad de vida del paciente.

  • Síntomas irritativos: Polaquiuria (orinar mucho) nicturia (orinar de noche) urgencia miccional (orinar de repente) o incontinencia (orinarse encima)
  • Síntomas obstructivos: chorro miccional débil (orinar con poca presión) dificultad para iniciar la micción (que le cueste empezar a orinar) chorro intermitente (orinar “a poquitos”) sensación de vaciado incompleto y goteo post miccional , (orinar sin terminar de orinar) o retención de orina (no orinar)

Si alguien tiene todos estos síntomas no significa necesariamente que padezca una HBP, sino que se encuadran dentro de lo que se denomina “prostatismo” . Sin embargo, hay muchos de estos síntomas que también pueden deberse a otras enfermedades (diabetes mal controlada, enfermedades neurológicas, infecciones urinarias…) o a fármacos (diuréticos, anticolinérgicos, antidepresivos…) o al hecho de consumir muchos líquidos. (Si bebes 4 litros de agua al día es lógico que orines más de lo normal.)

Anatomía de la próstata e hiperplasia benigna

Anatomía de la próstata e hiperplasia benigna

El tamaño normal de la próstata en un adulto, es del tamaño de una castaña y a partir de los 40 años empieza a crecer. Según algunos estudios, la HBP puede afectar al 50% de los hombres mayores de 50 años y al 90% de los mayores de 90, aunque hay hombres con próstatas grandes que casi no tienen síntomas y por el contrario, otros con muchos síntomas que no presentan aumento del volumen prostático. De los hombres que presentan síntomas, menos de la mitad acude al médico, porque no le dan importancia, porque piensan que es “lo normal a su edad”, porque creen que no hay nada eficaz para paliar los síntomas, por miedo a una intervención quirúrgica o incluso por miedo a la simple exploración. Y es que los hombres son muy sensibles a ese tipo de exploración…

Pero una cosa hay que dejar clara: EL HECHO DE PRESENTAR SÍNTOMAS PROSTÁTICOS NO INDICA UNA MAYOR INCIDENCIA DE CÁNCER, y las complicaciones graves son poco frecuentes.

CÓMO VALORAR LOS SÍNTOMAS DE PRÓSTATA

Existe un cuestionario que puede realizar cada paciente en su casa, según el cual se puede clasificar la sintomatología en leve, moderada, o severa. Es el llamado IPSS, siglas en inglés de Escala Internacional de Síntomas Prostáticos, que valora síntomas obstructivos, irritativos y de afectación de calidad de vida.

próstata

Escala Internacional de Sintomás Prostáticos

Este test se puede utilizar tanto para una evaluación inicial del estado del paciente como para valorar la eficacia de un tratamiento, ya que una disminución de al menos 3 puntos indica una mejoría clínica y que ya es perceptible por el paciente.

CONSEJOS PARA EL PACIENTE PROSTÁTICO

  • Piensa en los momentos en que no quisieras orinar (al acostarte, al pasear o ir al cine, por ejemplo…) y limita la ingesta de líquidos en esos momentos puntuales. Pero nunca bebas menos de 1500 ml al día
  • Evita el consumo de alcohol y cafeína (este es el consejo más repetido en toda la historia de la medicina) porque pueden tener efecto diurético e irritante.
  • Realiza ejercicios de suelo pélvico
  • Trata de “sacudírtela” después de orinar para evitar el goteo posterior a la micción.
  • Hay vida más allá de tu vejiga y el retrete. Aprieta el pene y haz ejercicios respiratorios que te hagan pensar en otras cosas.
  • Intenta “reeducar” a tu vejiga: siempre que puedas, intenta aguantar cuando creas que quieres orinar para aumentar la capacidad de la vejiga y el tiempo entre micciones.
  • Si sufres estos síntomas y tomas medicamentos, pregunta a tu médico o farmacéutico si tu tratamiento puede estar produciéndolos. Se puede revisar tu medicación tanto para cambiarla como para encontrar la mejor hora de administración.
  • Evita el estreñimiento en la medida de lo posible

MEDICAMENTOS PARA LA PRÓSTATA

ALFA-BLOQUEANTES o para los amigos, las “OSINAS” (alfuzosina, doxazosina, terazosina, tamsulosina, silodosina) Efectividad máxima al mes de tratamiento.

  • Sus efectos adversos más comunes son astenia, congestión nasal, mareo e hipotensión ortostática (mareo al levantarse), debidos a que disminuyen la tensión general. Es mejor tomarlos por la noche y tomarse su tiempo para levantarse de la cama. (doxazosina y terazosina)
  • Si te van a operar de cataratas y estás tomando este tipo de medicamentos, deberías de comentárselo a tu médico, quien seguramente te recomiende dejar de tomarlas al menos durante 15 días antes de la intervención para evitar complicaciones.
  • Aunque no suelen afectar a la líbido, e incluso suelen ser beneficiosos para la erección, se ha visto que sobre todo la tamsulosina puede afectar a la eyaculación, y aunque fisiológicamente no tenga importancia a muchos pacientes este aspecto les puede preocupar.
  • Los comprimidos con recubrimiento entérico, formas neo (de doxazosina principalmente), están formulados para liberar el medicamento de forma gradual y la cubierta se suele mantener intacta, por lo que no debería sorprender verlos en heces visualmente prácticamente inalterados. Este dato es importante que lo sepan también los médicos: ya tuvimos un caso en el que al comentarle el paciente que “cagaba los comprimidos igual que los tragaba” y perdonadme la expresión, el médico le contestó que eso era porque era “resistente al tratamiento y su sistema digestivo no lo asimilaba”. Y tan pancho se quedó, oye.

INHIBIDORES DE LA 5-ALFA-REDUCTASA: o para los amigos, las “ASTERIDAS”(que no asteroides, no confundamos): finasterida y dutasterida. Son más eficaces en pacientes con próstatas más grandes, puesto que disminuyen el tamaño de la próstata un 20-30 % y la PSA en un 50%. El beneficio terapéutico se ha comprobado al de 6 ó 12 meses, por lo que es importante que el paciente no abandone el tratamiento antes de notar mejoría. 

  • Los efectos adversos más comunes son sexuales debido a su mecanismo de acción hormonal: pueden disminuir el apetito sexual, causar disfunción eréctil y, más raramente, cambios en la eyaculación.
  • Puede aparecer ginecomastia (aumento del pecho con sensibilidad en las mamas o los pezones) aunque es bastante infrecuente (1-2% de los pacientes)
  • Las guías recomiendan la terapia combinada especialmente en aquellos pacientes que presenten síntomas moderados o graves y tamaño prostático mayor de 30 g o un PSA ≥ de 1,5 ng/ml con alto riesgo de progresión.
  • En el caso de pedir una determinación de PSA y estar en tratamiento desde hace más de 6 meses con estos fármacos, habrá que tener en cuenta que el valor estará álterado y hacer los correspondientes ajustes. 

ANTICOLINÉRGICOS: (es un grupo más homogéneo, así que no les podemos asignar un “nombre de peña”): tolterodina, solifenacina, oxibutinina, flavoxato, trospio, fesoterodina.

  • Antiguamente sólo se usaban en mujeres, ahora también se suelen combinar con alfa-bloqueantes (recuerda, las OSINAS) en pacientes con síntomas irritativos de llenado (urgencia, frecuencia, nicturia, incontinencia)
  • Deben utilizarse con precaución en hombres con obstrucción severa o con síntomas de vaciado (dificultad inicial, flujo débil, intermitencia, esfuerzo)
  • Uno de los efectos secundarios típicos de este grupo es la sequedad de boca y la retención aguda de orina.

FITOTERAPIA: SERENOA REPENS Y PYGEUM AFRICANUM: Hay bastante controversia acerca de la eficacia de estos compuestos, ya que no existen estudios lo suficientemente fiables, salvo algunos de baja calidad acerca de Pygeum. Sin embargo, parece que la única justificación para su uso sería sobre pacientes que no toleran o no mejoran con los alfa-bloqueantes. Pero los mencionamos aquí porque es el principio activo presente en las especialidades Sereprostat, Permixon o Urgenin.

PSA Y LA POLÉMICA ESTÁ SERVIDA

Cuando un hombre presenta estos síntomas existe la posibilidad de realizar la determinación del PSA (siglas en inglés de Antígeno específico prostático, aunque hay médicos que lo llaman el Por Si Acaso) para detectar un posible cáncer de próstata. Sin embargo, ese análisis podría arrojar falsos positivos, esto es, que la prueba dé positivo pero en realidad no exista cáncer, y someter al paciente a tratameintos y exploraciones innecesarias.

Por otra parte, el cáncer de próstata es un tipo de cáncer que generalmente avanza muy lentamente, por lo que la calidad de vida del paciente sometido a tratamiento (tanto oncológico como quirúrgico) para este tipo de cáncer se vería mucho más dañada que si simplemente el cáncer avanzara a su ritmo, llegados a determinadas edades. Como dijo un oncólogo al abuelo de una amiga tras comprobar sus niveles de PSA, “a sus 80 años, tu abuelo ten por seguro que de este cáncer de próstata no se va a morir”…

Por eso, la determinación de PSA no está indicada de rutina. De hecho, hay protocolos en los que no sólamente no aconsejan su realizan, sino que la DESACONSEJAN. En cambio, en algunas guías se contempla su determinación en algunos casos como prueba complementaria para el diagnóstico o ante pacientes ESPECIALMENTE preocupados por el cáncer de próstata, siempre y cuando se informe al paciente de forma objetiva de los beneficios y SOBRE TODO DE LOS RIESGOS que supone su determinación.

Paco Atienza ya trató este tema en su blog (“¿Por qué no me voy a hacer el PSA?”), al igual que Javier Padilla (“Sobre tu próstata tú decides, yo paso”) y Carlos García (“Y dale con el PSA”)

Y como muestra, recordando aquel viaje con mi madre, ella mencionó que tras haber sido operado “de próstata” (extirpación completa, en aquellos tiempos los protocolos eran así…) y pasados un par de meses, mi abuelo decía que estaba dispuesto a suicidarse con tal de no continuar con toda la sintomatología que aquella extirpación le había provocado.

En realidad, los tiempos avanzan que es una barbaridad…

BIBLIOGRAFÍA

Anuncios

2 pensamientos en “LAS 3 P: PISES, PRÓSTATAS Y POLÉMICAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s