¿CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO PARA TOMAR MI MEDICACIÓN?

– A ver, María, vamos a repasar… y entonces ¿cuándo dices que tomas este medicamento para la tensión?

– Ay, hija, ya no sé… El médico primero me dijo que tenía que tomarlo por la mañana, pero luego me pusieron un aparato que chica, se inflaba cada media hora (hay que ver la lata que me daba, a punto estuve de mandarlo a freír puñetas), y entonces me dijo que tenía que tomar este otro por la mañana y el que tomaba por la mañana pasar a tomarlo por la noche… Y ya no sé qué hacer, que mira que a mí me sentaba bien tomarlo por la mañana, a ver si me lo voy a tomar por la noche y no voy a poder dormir…

(Entra la señora Pilar en la conversación)

– Di que sí, María, que yo ese mismo me lo tomo por la mañana y me va fenomenal…

Y ya la tenemos liada. Porque resulta que, por lo que he podido averiguar, la señora María en cuanto a su hipertensión tiene un perfil riser o, al menos, no-dipper, mientras que la señora Pilar debe de ser dipper… A ver cómo se lo explico.

Hace algunas semanas os contaba cómo es importante tomar cada medicamento en su momento, y os explicaba en concreto tres casos: antibióticos, estatinas y anticoagulantes. Sin embargo, hay algunos casos en los que el momento de tomar el medicamento no depende sólo del tipo de medicamento del que se trate, sino también de variaciones de nuestra fisiología y nuestra respuesta a ellos. Se trata de ajustar la toma del medicamento al momento idóneo para cada persona. Esto es lo que recibe el nombre de CRONOTERAPIA. Hay muchas patologías dependientes de nuestros ritmos circadianos en las que la cronoterapia puede ser beneficiosa, como por ejemplo en cáncer. Pero hoy os voy a hablar de una muy común: la hipertensión.

Según el comportamiento de nuestra presión arterial, podemos tener un perfil dipper, no-dipper, riser o dipper extremo.

Según el comportamiento de nuestra presión arterial, podemos tener un perfil dipper, no-dipper, riser o dipper extremo. Fuente: programa impachta (sefac)

PERFILES DE HIPERTENSOS

En general, la presión arterial suele variar con nuestra actividad y con los ritmos circadianos (esos que hacen que tengamos sueño por la noche y no a media mañana… salvo los lunes, claro). A primera hora de la mañana la presión sufre un aumento nada más despertar, y a lo largo del día se estabiliza en valores algo más bajos que en ese pico. Durante el descanso nocturno ésta suele disminuir alrededor de un 10-20%. Esto es lo que se llama un perfil “dipper”. En caso de que la presión disminuya más de un 20%, recibe el nombre de “dipper extremo”.

El dipper es el comportamiento más habitual de la presión arterial, pero como somos humanos y cada uno tenemos nuestras particularidades genéticas, hay casos en los que no es así. En ocasiones, si durante el descanso nocturno no se produce esta bajada de la tensión, y ésta es mantenida al mismo nivel que durante el día o disminuye menos de un 10%, el perfil del paciente recibe el nombre de “no-dipper”.

Existen casos extremos, en los que no sólo no se produce un descenso de la presión arterial, sino que ésta aumenta, lo cual constituye un riesgo aumentado de sufrir un accidente cardiovascular durante la noche. Es muy importante detectar estos casos, ya que aunque se logre un control diurno de la tensión, el aumento nocturno ha demostrado ser más peligroso. Es más frecuente cuando la hipertensión se debe a otra patología, en pacientes diabéticos, con apnea del sueño, ancianos o en casos de preeclampsia. Esto es lo que se llama un perfil “riser”.

CÓMO SABER QUÉ PERFIL SOY

Para detectar estos casos, se utiliza la llamada MAPA: Monitorización Ambulatoria de la Presión Arterial. Este método consiste en medir durante 24 horas, mediante un “tensiómetro portátil”, por llamarlo de alguna manera, la presión arterial diurna cada 20 minutos, y la nocturna cada 30. Por eso le daba tanto “la lata” a la señora María. El manguito se ha de llevar puesto todo el día, y avisará poco antes de cada toma para que el paciente “se prepare” para la medición, al menos dejando cualquier actividad que esté realizando y preferiblemente permanezca sentado si es posible con el brazo en la posición adecuada para la toma de la tensión. En este post os expliqué cuál era la posición correcta y las precauciones a tomar.

En principio, si te han diagnosticado hipertensión y no has conseguido controlarla con las medidas higiénico-dietéticas pertinentes, tu médico te habrá prescrito algún antihipertensivo. Si con esa medicación se consigue un control adecuado y no se observan daños en los órganos diana (esto es, que haya lesiones en los órganos que más sufren con la hipertensión: riñones, corazón y arterias), simplemente hay que seguir controlando la presión arterial cada 3-6 meses.

En cambio, si se ve que el control no es el adecuado o tu médico sospecha de que lo que tienes es el llamado “efecto de bata blanca” (la presión aumenta por sentir aprensión a la toma de tensión), te recomendará la realización de esta prueba. Se ha de realizar en un día normal, rutinario, para que sea representativo del día a día del paciente, y se programa el aparato con los horarios próximos a las costumbres de éste.

reloj

fuente: pixabay

DECISIONES A TOMAR EN FUNCIÓN DE LOS RESULTADOS

Tu médico puede tomar distintas decisiones cuando compruebe el resultado de tu MAPA, en función a los medicamentos que tomes o que te prescriba a partir de entonces.

  • No cambiar nada: recuerda siempre las precauciones para mantener la hipertensión a raya, y volver a controlarla al cabo de 3-6 meses. NO TE OBSESIONES CON TU TENSIÓN o será peor.
  • Cambiar tu medicación: hay medicamentos que han demostrado ser más efectivos durante las 24 horas del día, por lo que si tu MAPA revela que mantienes la tensión controlada durante la primera parte del día pero aumenta por la tarde, aunque disminuye lo que debe durante la noche, tal vez cambie tu tratamiento, aunque te lo siga recomendando por la mañana. A veces la importancia reside en la forma galénica del medicamento, como las formas de liberación controlada.
  • Cambiar la hora de la toma del medicamento o fraccionar las tomas: en caso de que seas riser o no-dipper podrías beneficiarte de tomar el medicamento por la noche en lugar de por la mañana. O bien, de tomar parte por la mañana y parte por la noche. Si te cambia la pauta después de hacerte esta prueba, HAZLE CASO. Lo hace por algo.
  • Cambiar la hora del medicamento pero añadir otro por la mañana: si es una hipertensión refractaria (o sea, de esas rebeldes que no hacen ni caso al tratamiento que le pongas), se intentará una combinación de medicamentos para lograr tenerla a raya, a la vez que controlar el descenso nocturno de la misma.
  • Pedirte que repitas la prueba: si las tomas válidas de la presión arterial no superan el 70% de las tomas del día, se habrá de realizar de nuevo. Así que, si te prescriben un MAPA, pórtate bien y lleva un diario de cuándo comes, cuándo bebes, cuándo tomas café, cuándo vas a orinar, cuándo haces algún ejercicio (que no debería ser especialmente intenso) y cuándo fumas (si es que no lo has dejado ya). En definitiva, apunta todo lo que puede alterar las tomas de presión para dar más pistas a tu médico.

CONCLUSIONES

Es una suerte que por lo menos desde la implantación de la receta electrónica podamos acceder desde la farmacia a la hoja de tratamiento activo del paciente, puesto que hasta ahora, la recomendación general podía ser que tomaran el antihipertensivo por la mañana, pero tal vez su médico le había pautado la medicación por la noche y no había manera de saberlo si el paciente no lo recordaba.

Así, le pude explicar a la señora María que su médico le había pautado el medicamento por la noche porque en su caso probablemente disminuiría el riesgo de tener una crisis por la noche y a la señora Pilar que es importante que cada uno tome la medicación como le ha mandado su médico y no como lo tome la vecina del quinto.

Y como siempre os digo, cualquier duda que tengáis con vuestra medicación deberíais consultarla con vuestro farmacéutico.

BIBLIOGRAFÍA:

– Programa de capacitación IMPACHTA- SEFAC. 

– Amo Fernádez, J.A. Cronobiología y cronoterapia en HTA- rol de la MAPA (slideshare) 

Anuncios

7 pensamientos en “¿CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO PARA TOMAR MI MEDICACIÓN?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s