¡CUALQUIER DÍA VAS A ECHAR A VOLAR!

Es un frase que le oía continuamente a mi madre cada vez que íbamos a visitar a mi abuela. Y es que, durante sus últimos años de vida, mi abuela se alimentaba casi exclusivamente de alitas de pollo. Decía Maruja que era lo único que le pedía que le preparara, alitas de pollo.

Mi abuela era una mujer tenaz, fuerte, de las que se llamaban “de armas tomar”, pero de las de verdad. Y buena era para que nadie le dijera lo que debía o no debía comer… Que era una cabezota, vaya. Fallecido mi abuelo, mi madre consiguió convencerla de que lo mejor para ella sería venir a pasar los fines de semana con nosotros, y así se aseguró de que al menos dos días a la semana, tendría una dieta un poco más variada y equilibrada. De no ser así, seguramente habría acabado sufriendo una malnutrición severa. 

Fuente: pixabay

Fuente: pixabay

QUÉ ES LA MALNUTRICIÓN

Aunque muchas veces se utilicen los términos malnutrición y desnutrición indistintamente, el de malnutrición se refiere a cualquier situación en la que no estemos aplicando una alimentación adecuada, ya sea por exceso o por defecto de calorías y nutrientes, mientras que la desnutrición se refiere tan sólo a la nutrición deficitaria. (De ahí que se armara la que se armó con ciertas declaraciones de cierto político hace unos meses acerca de los riesgos de MALnutrición de los niños madrileños)

FACTORES QUE PUEDEN CAUSAR MALNUTRICIÓN EN MAYORES

  1. Personas que viven solas: es lo que le ocurría a mi abuela. Que se cansó y perdió la ilusión de cocinar. Una vez tenía que cocinar para ella sola, no le apetecía andar entre fogones. También puede ser una causa para dejar de cocinar el posible deterioro físico o funcional, el miedo a dejarse el fuego encendido, o verse torpe para manejar los cacharros…
  2. Personas convalecientes o post-operados: en estos casos los requerimientos nutricionales suelen ser mayores que lo normal, y si no se satisfacen esos requerimientos, seguramente la recuperación será más lenta.
  3. Personas encamadas: aunque el gasto energético sea menor por la poca movilidad de estos pacientes, es importante saber que para prevenir y ayudar a curar las escaras o úlceras por presión es recomendable un aumento en el porcentaje de proteínas de la dieta.
  4. Personas con problemas de deglución o masticación: sobre estos casos y la forma de atajarlos ya os hablé en otra entrada, acerca de la nutrición en la tercera edad. Pertenecen a este grupo casi todos los pacientes que sufren Alzheimer avanzado, Parkinson o que hayan sufrido un ictus.
  5. Personas con problemas neuropsicológicos: en casos como demencia o depresión severa, la comida suele pasar a un segundo (o tercer o cuarto) plano para estos pacientes.
  6. Personas que toman 5 o más medicamentos: la polimedicación es un factor de riesgo debido a que, además de posibles interacciones de los medicamentos con los alimentos puedan hacer que el paciente se preocupe más de que la pastilla “no se mezcle” con la comida que de comer adecuadamente. Además, muchos fármacos presentan efectos secundarios que pueden afectar a la alimentación.

pastillas blisters

INFLUENCIA DE LOS FÁRMACOS EN LA MALNUTRICIÓN

Los fármacos presentan más efectos adversos de lo que pensamos, y muchas veces no asociamos una situación concreta a la toma de un medicamento. Por eso, aquí os voy a enumerar unos cuantos de esos efectos adversos, más o menos frecuentes, que pueden estar relacionados con una alimentación inadecuada.

  • Pérdida de apetito: la joya de la corona. Hay muchos medicamentos que presentan este efecto adverso, aunque en las fichas técnicas suele aparecer también el efecto contrario, un aumento del apetito. Aquí he de decir que muchas veces es frustrante leer en la lista de efectos adversos: “Muy frecuente: pérdida de apetito, pérdida de peso, aumento de apetito, aumento de peso”. Por lo que, si has llegado aquí buscando “medicamentos que disminuyen el apetito” siento decirte que la mayoría de ellos en ese sentido son como una ruleta rusa. Pueden hacerte perder el apetito, como hacerte encontrar el que no tenías. Ejemplos de estos medicamentos pueden ser el bupropion, utilizado para la deshabituación tabáquica, muchos antidepresivos, sobre todo los ISRS o algunos antimaníacos como el topiramato.
  • Cambio en la percepción del sabor: algunos fármacos hacen que los pacientes perciban un sabor metálico en la boca, por lo que puede afectar a su apetencia por los alimentos. Ejemplos pueden ser la metformina, los IECA (antihipertensivos), ciertos antitumorales, los fármacos antitiroideos, el litio, antibióticos como metronidazol, claritromicina y azitromicina, y el relajante muscular metocarbamol (casi en desuso)
  • Náuseas y vómitos: muchísimos fármacos pueden provocar náuseas y vómitos, sobre todo al inicio de los tratamientos crónicos, por lo que también se verá disminuido el apetito. Es importante advertir de estos efectos secundarios no sólo para que el paciente sea consciente de lo que le puede ocurrir, sino para que al aparecer estos efectos, no decida por su cuenta y riesgo suspender la medicación, “porque me sienta mal”. Una vez más, los antidepresivos entran en este grupo, junto con muchos quimioterápicos antitumorales, analgésicos como la morfina o el tramadol, sobre todo si se comienza el tratmaiento con dosis completas en lugar de con dosis bajas para luego ir subiendo, y medicamentos para tratar el parkinson y para tratar el Alzheimer.
  • Sequedad de boca: Al variar el flujo y la composición de la saliva, los pacientes no saborean igual y se les puede hacer más pesado el trabajo de masticar y lubrificar el alimento para poder tragarlo. Algunos ejemplos de estos fármacos son los que tienen efectos anticolinérgicos, como los antiespasmódicos o antihistamínicos, y algunos medicamentos diuréticos y psicotrópicos.

NUESTRO CONSEJO

En cualquier caso, un riesgo de malnutrición es fácilmente valorable por un profesional sanitario que tenga las herramientas adecuadas, por lo que si tienes dudas acerca de la alimentación a seguir, consulta con tu farmacéutico o médico. Con un sencillo test se puede saber si necesitas un cambio en tu dieta, o un aporte extra de proteínas, o si simplemente lo aconsejable es que controles tu alimentación tal y como lo estás haciendo hasta ahora. 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s