CADA COSA EN SU MOMENTO

En muchas ocasiones la principal duda que nos plantean nuestros pacientes es cuándo tienen que tomar cada uno de sus medicamentos. Sobre todo, si son pacientes polimedicados y les prescriben algún medicamento nuevo. Pensando en dar el mejor consejo, creemos que entendiendo el porqué de las cosas, los pacientes pueden recordar mejor cuál es el momento adecuado para cada tipo de medicamento. Pero como siempre, nuestro tiempo en el mostrador es limitado, así que una vez más, me voy a explayar (y a gusto) en el blog.

Eso sí, sólo voy a tratar unos pocos grupos de medicamentos, no esperéis un tratado sobre atención farmacéutica, que si no me pasa lo de siempre y acabo escribiendo el Quijote Farmacéutico…

reloj

¿Por qué hay que tomar los ANTIBIÓTICOS cada X horas?

Esta pregunta me la hicieron por primera vez hace varios años, unos 10, aproximadamente. Lo recuerdo porque fue una pregunta que enviaron vía email y yo acababa de empezar a trabajar en la farmacia, como quien dice…

La idea es que para matar a las bacterias, la concentración de antibiótico en nuestro organismo siempre ha de estar por encima de un UMBRAL mínimo, el que sea necesario para que los microorganismos que nos han invadido sean sensibles a él. Hay antibióticos que nuestro cuerpo metaboliza y elimina en un pis-pas y otros más lentamente. Pues en función a la dosis y a esa velocidad de eliminación es como se calcula la frecuencia con la que se ha de tomar para mantener el nivel mínimo “mortal” para las bacterias.

Para ilustrarlo: la amoxicilina se ha de tomar cada 8 horas. La concentración plasmática de la amoxicilina va disminuyendo desde que te la tomas y al cabo de 8 horas has de tomar otra dosis para que esa concentración no baje por debajo del umbral de “letalidad”. Sin embargo, y debido a que mucha gente pasa todo el día fuera de casa y la toma central del día muchas veces brillaba por su ausencia, cada vez son más los médicos que pautan tan solo 2 tomas diarias. Y ¿cómo puede ser? pues aumentando la dosis en cada toma. Lo que debías tomar en 3 tomas, ahora lo tomas en 2. Y como la concentración después de cada toma es mayor, tu organismo tarda más en eliminar ese antibiótico, por lo que no llegas al umbral mínimo hasta 12 horas después.

Este es un sistema que han adoptado sobre todo los pediatras, aunque es cierto que, ya que los peques no pueden ir al cole mientras tengan fiebre, y teniéndoles en casa es más improbable que nos olvidemos de darle el antibiótico, los 3 primeros días se mantiene la pauta de 3 veces al día, como pauta “de choque”, pasando a 2 veces al día cuando vuelven al cole y hay que seguir administrando el antibiótico. PORQUE HAY QUE SEGUIR CON EL TRATAMIENTO AUNQUE ESTÉN MEJOR, y no me cansaré de repetirlo, hasta terminar la pauta que nos haya prescrito nuestro pediatra, que suele oscilar dependiendo del tipo de infección entre 7 y 10 días.

¿Por qué he de tomar las estatinas -en general- por la noche?

Nuestro cuerpo, que es muy listo, se rige en la gran mayoría de sus procesos por los ritmos circadianos. Esto es, que lo que toca hacer de noche lo hace de noche y lo que toca hacer de día lo hace de día. Y una de las cosas que le gusta hacer de noche es sintetizar el colesterol.

No os voy a hablar de la HMG-CoA-reductasa ni de su papel en la fabricación del colesterol, sólo os diré que esta enzima se “despierta” cuando nosotros dormimos. Los medicamentos para tratar el colesterol llamados estatinas actúan inhibiendo esa enzima. En general tienen una vida muy corta en el organismo, y por ello es más eficaz que los tomemos de noche, para que “peleen” con esa enzima para parar el proceso de producción de colesterol mientras son activos, unas pocas horas en general.

He dicho que se han de tomar “en general” de noche porque hay dos excepciones: a la atorvastatina y la rosuvastatina les da un poco igual cuándo actuar, puesto que tardan mucho más en ser metabolizadas y eliminadas. Por eso es indiferente a qué hora administrarlas, que llegará la noche y cuando “el monstruo” (la enzima) despierte, aún seguirán siendo activas para impedir que fabrique colesterol.

¿Por qué debo tomar el sintrom a media tarde?

Aunque no tenga mucho que ver con los ciclos circadianos, normalmente el sintrom (acenocumarol) se pauta de manera que se tome una vez al día, siempre procurando que sea a la misma hora, y normalmente a media tarde. Esto es así porque al tener tan estrecho margen terapéutico, hay que someterse a controles periódicos de la coagulación, y si tomaras el sintrom por la mañana antes de hacerte el control, tendrías que esperar al día siguiente para ajustar la dosis si fuera necesario, y en cambio tomándolo a media tarde el ajuste se puede hacer el mismo día del control.

En definitiva, que por una razón u otra, siempre hay motivos por los que te han pautado la medicación en un momento o en otro. No es por capricho. Así que haz caso a las indicaciones de tu médico y tu farmacéutico y toma cada cosa en su momento.

Y recuerda que, ante cualquier duda que se te presente con tus medicamentos, siempre podrás encontrar a un farmacéutico muy cerca de ti, a quien le podrás preguntar todo lo que se te ocurra. ¡Úsanos!

Anuncios

2 pensamientos en “CADA COSA EN SU MOMENTO

  1. Pingback: ¿CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO PARA TOMAR MI MEDICACIÓN? | Mucho Más Que Salud

  2. Pingback: CÓMO SE TRATA LA INFECCIÓN POR HELICOBACTER PYLORI | Mucho Más Que Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s