DE MARTINIS, BOLIS Y DIABETES

La semana pasada se celebraba el Día Mundial de la diabetes, y respecto a ella os contaba cómo mi madre temía que el perro se quedara ciego… Casualmente, esta semana me he topado con este artículo acerca de los medicamentos que provocan más visitas a urgencias, y…¡oh, sorpresa! ¡La insulina tiene el dudoso honor de ocupar el primer puesto! Así pues, hilando con el post de la pasada semana, hoy os contaré cómo se han de usar adecuadamente estas preparaciones. A ver si conseguimos reducir ese número de visitas al hospital.

En primer lugar, hay que conocer los distintos tipos de insulina. Si has llegado a leer este post, es porque a estas alturas ya sabrás que la insulina es la hormona que regula la absorción del azúcar en sangre por parte de las células. El nivel de azúcar en sangre aumenta después de comer y entonces nuestro cuerpo segrega insulina para comunicarles a las células que deben captar ese azúcar para usarlo como fuente de energía. El problema de la diabetes es que las células pueden haberse vuelto “resistentes” a esa insulina (vamos, que aparece por allí la insulina y las células como quien oye llover) o bien que nuestro cuerpo no secreta suficiente insulina. En tal caso, hay que administrarla. Y sintiéndolo mucho, aunque ha habido algunos fármacos en estudios que finalmente han fracasado, la insulina de momento sólo se puede administrar vía “pinchazo”.

TIPOS DE INSULINA

De acción lenta: (Glargina, detemir) El objetivo del tratamiento con este tipo de insulina es mantener los niveles que tenemos todos en una situación normal, sin haber comido, a lo largo del día. Su efecto dura desde 17 hasta 24 horas.

De acción rápida o ultrarrápida: (regular, glulisina, lispro, aspart) Con ellas tratamos de “imitar” el pico de insulina que se produce cuando una persona que no padece diabetes ingiere alimentos. La ultrarrápida siempre se ha de administrar justo antes de las comidas, y la rápida media hora antes. El comienzo de acción de la rápida (regular) es de unos 30 minutos y dura de 5 a 8 horas, mientras que las ultrarrápidas tardan de 3 a 10 minutos en actuar y su efecto dura de 3 a 5 horas.

De acción intermedia: (NPH, NPL) Es menos importante la hora de administración, pero sí que han de respetarse las pautas dietéticas que te hayan dado. Por ejemplo, si te administras la insulina de acción intermedia en el desayuno y en la cena, seguramente te hayan pautado también que debes tomar hidratos de carbono a media mañana y antes de acostarte, para evitar variaciones bruscas de la glucemia.

De acción mixta: Suelen ser combinaciones de insulinas de acción lenta y acción rápida. En estos casos es crucial la técnica que utilices para mezclar el vial antes de administrarla, ya que han de mezclarse muy bien ambos tipos de insulina.

Bombas de insulina: es el dispositivo más revolucionario, te ahorra los pinchazos pero los pacientes para los que están recomendadas han de ser doctorados “cum laude” en el control de su diabetes. Se trata de una bomba de perfusión que libera continuamente insulina de acción rápida, en cantidades centesimales, y a la hora de comer hemos de indicarle cuántas unidades de insulina ha de liberar, por lo que hemos de saber muy bien cuánta insulina necesitamos en función a nuestra glucemia, los hidratos que vayamos a ingerir y el ejercicio que realicemos.

Bomba de insulina Fuente: www.fundaciondiabetes.org

Bomba de insulina Fuente: http://www.fundaciondiabetes.org

MANUAL DE USO DE LAS INSULINAS

Es importante que encuentres el equilibrio entre el ejercicio que haces, la insulina que te inyectas y los hidratos que consumes. Lo más normal es que al principio te cueste lograr el control, pero te aseguro que al cabo del tiempo te haces un verdadero experto en saber cuántos hidratos tiene cada comida y cuánto te afecta cada tipo de ejercicio que realizas. No desesperes. Lo mejor es que aprendas a controlar tus niveles de glucosa para implicarte en la toma de decisiones junto a tu médico acerca del tratamiento y ajuste de dosis de la insulina.

A la hora de inyectarte la insulina, en primer lugar, has de mezclar el vial unas 20 veces. OJITO: he dicho mezclado, no agitado. Como James Bond se tomaba el Martini. Hay que evitar agitarlo para que no se produzcan burbujas. Así que piensa en el limpiaparabrisas de un coche y haz ese movimiento. Hasta 20 veces. Este paso es más importante en las insulinas combinadas, aunque para curarnos en salud, recomendamos hacerlo con todas.

Has de realizar la purga de la pluma o boligrafo. Esto se hace, dependiendo del tipo de dispositivo, cargando 2 unidades de insulina y apretando, hasta que veas aparecer la gotita en la punta de la aguja. Es importante este primer paso para evitar que te inyectes pequeñas burbujas de aire. Las que NO deberían haber aparecido al NO haberlo agitado. Pero por si acaso.

manera de coger el pliegue

Cómo coger el pliegue correcto para inyectar insulina. Fuente: http://www.porfinesjueves.com

Has de pellizcarte de manera que sólo tengas entre los dedos la grasa subcutánea, no es cuestión de agarrar el michelín entero, con un poco es suficiente. Esto es importante para no inyectar la insulina en el tejido muscular. Cuando vayas cogiendo el truco, ya no será necesario que te pellizques. Es recomendable que vayas cambiando el lugar exacto de la inyección para no “cebarte” con un solo punto y que acabe apareciendo el “callo diabético”. Hay que tener en cuenta que las distintas zonas de inyección tienen velocidades diferentes de absorción, por lo que las insulinas que inyectas siempre a la misma hora deberás inyectarlas también siempre en la misma zona.

zonas de inyección de insulina

Zonas de inyección de insulina. Fuente: http://www.porfinesjueves.com

Una vez has inyectado la aguja, teniendo en cuenta que dependiendo de su longitud deberás inyectarla en ángulo de 90º (las cortas) o de 45º (las largas), hay que liberar lentamente la dosis y mantener al menos durante 10 segundos antes de retirar la aguja. No es necesario masajear la zona, tan sólo oprimirla, durante otros 10 segundos. Tu cuerpo se encarga él solito de distribuir la insulina. Al retirar la aguja, hay que desecharla. Hay quien aconseja cambiarla cada 3 pinchazos, pero (y esto es la opinión de una humilde farmacéutica) es mucho más higiénico desecharla cada vez.

Las plumas se pueden tener fuera de la nevera hasta 4 semanas, siempre que no sobrepasen los 30ºC de temperatura. Una vez pasadas esas 4 semanas, hay que desechar la pluma, aunque aún contenga insulina.

COSAS IMPORTANTES A TENER EN CUENTA

Hipoglucemia leve

Si “te has pasado” con la insulina o no te la has inyectado bien, o te has quedado corto con la comida (o te la has saltado), si has hecho ejercicio intenso, bebido alcohol o sufres vómitos o diarrea, puede ser que sufras una hipoglucemia, que es la complicación inmediata más grave de la diabetes.

Una hipoglucemia leve se puede confirmar si sientes síntomas con una medida de glucemia: si está por debajo de 65-70mg/dL, piensa en la regla del 15: toma 15 gramos de glucosa, espera 15 minutos y vuelve a medirte la glucemia. Si aún no has recuperado la glucemia normal, vuelve a tomar otros 15 gramos de glucosa y espera otros 15 minutos. Y así sucesivamente hasta que normalices tu glucemia. Una vez recuperado, deberás tomar algún hidrato de carbono de absorción más lenta.

La hipoglucemia es una situación especialmente peligrosa, ya que nuestro cerebro se “alimenta” principalmente de glucosa, y si ésta desaparece del torrente sanguíneo podemos llegar hasta a perder el conocimiento, ya que el cerebro hace una especie de “desconexión de seguridad” al carecer de su fuente de energía.

Hipoglucemia grave

En caso de padecer una hipoglucemia grave (si el paciente está inconsciente después de presentar síntomas de hipoglucemia y no tenemos a mano un glucómetro, habrá que asumir que así es)  hay que llamar al 112 y si es posible, adelantarnos y administrar glucagón inmediatamente. Se trata de la hormona contraria a la insulina, que provoca el “vaciado” de los depósitos de glucógeno del hígado, lo que hace que aumente la glucosa en sangre. Por norma general en casa de un diabético siempre debe de estar presente en la nevera esa “cajita naranja”, a poder ser SIN CADUCAR (revísala de vez en cuando) y en caso de desviaciones previsibles de la glucemia (ejercicio, saltarse alguna comida…), llevarla encima, por si las moscas. No te preocupes por sacarlo de la nevera, porque aguanta hasta 18 meses siempre que la temperatura ambiente no sobrepase los 25ºC. Es importante que los familiares y personas cercanas a los diabéticos conozcan este fármaco y cómo se utiliza.

Un dato a tener en cuenta: si la hipoglucemia es debida a la ingesta abusiva de alcohol, el glucagón no ejercerá su efecto, puesto que el hígado está ocupado metabolizando todo ese alcohol y no hará caso al glucagón.

Cómo administrar el glucagón

En la caja encontrarás una jeringa con líquido en su interior y un frasco con polvo. En primer lugar hay que quitar el sello del frasco y destapar la aguja de la jeringa. No hay que quitar el tapón de goma del frasco, sino que hay que inyectar el líquido de la jeringa dentro del frasco a través de ese tapón. Sacar la aguja y mezclarlo suavemente hasta que el contenido del frasco esté completamente disuelto y transparente. Si no es transparente, no se debe de utilizar.

Una vez preparada la mezcla, hay que volver a cargar la jeringa, esta vez con el frasco boca abajo para evitar cargar con aire la jeringa. Si el paciente es un niño de menos de 25 kg, sólo hemos de cargar la mitad de la solución, hasta la marca de 0,5 que aparece en la jeringa.

Una vez administrado el glucagón y una vez recuperada la consciencia del paciente, hay que administrar alimentos con hidratos de carbono para “rellenar” los depósitos de glucógeno que el glucagón ha vaciado. En la mayoría de los casos, una hipoglucemia se resuelve al cabo de 10 minutos de administrar el glucagón, pero si no es así, hay que administrar glucosa intravenosa.

USO DE GLUCAGÓN

En definitiva, hay cosas que deberías conocer sí o sí en caso de padecer diabetes, y si tienes alguna duda acerca del uso de tus medicamentos o de tu insulina, no dudes en consultar a tu farmacéutico. Aun así, los pacientes con diabetes tienen la grandísima suerte de ser de los más activos en el mundo 2.0, así que aquí os dejo unos cuantos links a blogs de pacientes que te pueden servir, tanto a nivel de experiencias y vivencias personales, como de consejos para implicarte en el control de tu diabetes:

Este post ha sido elaborado con la inestimable ayuda de Leyre Gaztelurrutia y Alba Gallardo, componentes del equipo de la farmacia Andraca y del grupo de formación en diabetes del COF Bizkaia.

Anuncios

3 pensamientos en “DE MARTINIS, BOLIS Y DIABETES

  1. Extenso post el que te has currado! Aclarar que el agitado o no agitado depende más del tipo de insulina, ya que,por ejemplo en las mixtas (MIX-), es importante el agitado para la correcta homogeneización de la mezcla de insulinas.

    El glucagón es preferible inyectarlo intramuscular sino me falla la memoria(por la velocidad de absorción en la situación de urgencia) mientras que las insulinas son subcutáneas.

    Gran post Irune!

    Le gusta a 1 persona

    • Efectivamente, el paso de mezclar la insulina es más importante en las insulinas combinadas, aunque como es algo que no va a dañar las insulinas “simples” es un consejo que damos por defecto, como cuando decimos que los colirios hay que desecharlos al mes de abiertos: hay unos pocos que están formulados con algún conservante y aguantan más tiempo abiertos. Pero el consejo genérico es desecharlos al mes. Por eso lo de mezclar la insulina también lo tomamos como ejemplo genérico. Gracias por el apunte del glucagón intramuscular, se me había olvidado mencionarlo 😉

      Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: MITOS Y LEYENDAS DE LA DIABETES EN EL #DMDN | Mucho Más Que Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s