LAS FIESTAS DEL PUEBLO

Me contaba una amiga el otro día que odia las fiestas de los pueblos. Especialmente del suyo. No soporta salir a la calle en esos días de agosto en los que el pueblo aumenta su población (según dice ella) en un 8000% (me da en la nariz que exagera un poco) y en los que casi no se puede ni atravesar una de las calles principales (una de las DOS calles principales, que su pueblo es muy pequeño). Por eso había decidido, al contrario que todos los veraneantes, marcharse de allí cada año.

Las masificaciones pueden ser una causa de crisis de pánico

Las masificaciones pueden ser una causa de crisis de pánico

El caso, que hablando de todo esto, me contó que esas sensaciones las percibía desde que aquel año (2001 o 2002, no lo sabe seguro) sufrió una crisis de ansiedad en medio precisamente de esa calle principal, con cientos (ella dice miles) de personas bailando y bebiendo (es el estilo de por aquí) alrededor, todos apelotonados, unos encima de otros, y se sintió morir. Incluso una ambulancia se tuvo que abrir paso entre la multitud para llegar a ella, con todo el revuelo que eso conlleva en una población tan pequeña. Aunque eso no le importa demasiado. Es que mi amiga siempre ha sido de llamar un poco la atención.

Bromas aparte, el caso es que si hubiera habido alguien con ella en aquel momento, que supiera identificar lo que le ocurría y hubiera podido ayudarla con ciertos consejos, a lo mejor hasta la ambulancia se habría ahorrado el barullo. De hecho, los profesionales que acudieron no necesitaron hacer nada más que ayudarle a calmarse.

¿QUÉ ES UN ATAQUE O CRISIS DE ANSIEDAD?

“Es la aparición temporal, más o menos repentina, ante alguna situación y en ocasiones sin motivo aparente, de una activación fisiológica y motora exagerada, acompañada de pensamientos exagerados que producen un miedo intenso a lo que se está sintiendo, incluso a morir.”

Para que una situación se califique de “crisis de ansiedad” o de “ataque de pánico” se han de dar, al menos, cuatro de los siguientes síntomas:

Un ataque de ansiedad debe presentar al menos 4 de estos síntomas

Un ataque de ansiedad debe presentar al menos 4 de estos síntomas

En realidad, se trata de una respuesta evolutiva, esto es, si viviéramos en la prehistoria, en cavernas, y tuviéramos que mantenernos alerta ante cualquier amenaza de depredadores (si habéis visto la peli de “los Croods” podéis entenderlo bien), serían respuestas adecuadas: elevación de la frecuencia cardíaca para poder bombear la sangre adecuadamente a los músculos, y estuviéramos preparados para la huida, tensión muscular para lo mismo, sudoración para “hacernos resbaladizos” en caso de ser apresados, hiperventilación para oxigenarnos ante la inminente huida…

Pero no es así. No vivimos en cavernas y, por lo general, la mayoría de nosotros no necesitamos todos estos mecanismos para huir de depredadores. Así las cosas, esta respuesta exagerada de nuestro cuerpo ante situaciones más o menos normales (se puede dar por un accidente, por alguna fobia, como a las arañas, o como a mi amiga, por presencia de cúmulos de gente) o si se da sin ningún motivo aparente es considerada patológica en nuestros días, pero no te preocupes si la has sufrido alguna vez. Tiene solución. Y además, puedes aprender a manejarla.

¿QUÉ HACER ANTE UNA CRISIS?

Lo primero, y si ya has sufrido alguna, sabes reconocerla, y también sabes que los síntomas desaparecerán por sí solos. Por eso, debes de ser capaz de identificar lo que te ocurre y saber que en el plazo de 20 a 30 minutos, por regla general, te encontrarás mucho mejor.

En segundo lugar, has de centrarte en pensamientos positivos y alejar esa idea de que “te estás muriendo”. Precisamente, una persona con un ataque de ansiedad retroalimenta esos miedos al pensar que está sufriendo un infarto, o que se ahoga, o que se va a morir. Pero la mayoría de los síntomas físicos están producidos precisamente porque, al creer que te asfixias, estás respirando más de lo normal. Recuerda: nadie muere por un ataque de ansiedad. 

Si no eres tú quien sufre la crisis, es más fácil poder llevar estas recomendaciones a cabo, y poder convencer a esa persona de que respire lentamente; para ayudarle dile que coloque una mano sobre su abdomen y otra sobre su pecho, e intente respirar al mismo ritmo al que lo hace normalmente, una respiración cada 4 o 5 segundos, visualizando su propia respiración. La secuencia es esta:

  • Inspirar por la nariz, centrándose en llevar el aire hasta la parte más baja de los pulmones. La mano sobre el abdomen se ha de elevar primero, y luego la del pecho.
  • Retener el aire durante al menos 2 segundos
  • Espirar por la boca, suavemente, si quieres puedes emitir un ligero sonido, fijándote en cómo descienden tanto la mano del abdomen como la del pecho.

Lo de las manos no es imprescindible, pero ayuda mucho a centrarse en lo importante ahora, que es la respiración pausada y tranquila, y olvidarse del miedo que da lo que se está sintiendo. A medida que controle la respiración, remárcale que los síntomas van desapareciendo y céntrate en ayudarle a pensar positivamente, que ya lo está superando y que en breve se encontrará mucho mejor.

¿Y DESPUÉS?

Si se trata de un episodio aislado, estás de enhorabuena. Porque si en algún momento te vuelve a ocurrir, ya conoces los síntomas y cómo recuperarte; es más fácil reconocer un ataque de pánico una vez se ha sufrido alguno que la primera vez que aparece.

Si se trata de episodios frecuentes, sobre todo sin motivo aparente o por algún motivo que no puedas evitar, y además influyen en tu vida cotidiana, deberías acudir a tu médico, para que valore la situación, establezca un diagnóstico y en algún caso ayudarte con medicación o derivar tu caso a algún especialista.

En cualquier caso, KEEP CALM Y RESPIRA. Recuerda que eres capaz de manejar una crisis de ansiedad.

Y si, como mi amiga, eres capaz de identificar las causas de tu crisis, y puedes evitarlas, haz como ella. Hace bien en huir del pueblo y de la masificacón. Creo que yo haré lo mismo, aunque yo nunca haya sufrido una crisis de ansiedad por ello. Pero sólo por si las moscas…  😉

Por último, mi consejo personal: si reconoces los síntomas, recuerda esta canción de Nat King Cole con Los Panchos, porque además de hacerte mantener la cabeza fría y tener presente que sólo es ANSIEDAD y que pronto lo superarás, es una canción muy bonita.

😉

Bibliografia: – SEFAC: Recomendaciones y consejos ante una crisis de ansiedad

Anuncios

3 pensamientos en “LAS FIESTAS DEL PUEBLO

  1. Pingback: CÓMO DEJAR LAS PASTILLAS PARA DORMIR | Mucho Más Que Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s