CIEN AÑOS DE CADUCIDAD

¡Hola de nuevo! Lo primero, he de pediros disculpas por haberos dejado un poco abandonados este par de semanas… Una situación epidémica en mi casa (ya os lo contaré en otro post) y después las vacaciones de Semana Santa han hecho que falle a mi principio de constancia semanal (justo cuando Baltasar Pons lo había recalcado en su recomendación, hay que ver, soy una malqueda…) Así que me tocará pagar la multa de una cerveza en la próxima quedada Ironblogger, pero a cambio trataré de compensaros…

Hoy os quiero hablar de fechas de caducidad, de periodos de validez y estabilidad de los fármacos. El título es mi homenaje particular al gran Gabriel García Márquez, GABO, porque muchos de los que me conocéis ya sabéis que soy una amante de la literatura y me parecía justo hacerle un pequeño guiño.

A raíz de este post de nuestros compañeros de la Unidad de Farmacia para Pacientes Externos del Hospital de la Fe en Valencia me di cuenta de la cantidad de veces que nos hacéis consultas similares en la farmacia: “Tengo un X (jarabe/colirio/gotas…) abierto por casa que me fue muy bien la última vez… ¿ese me lo puedo tomar?” 

Vaya por delante que todo lo que os decimos es por vuestra seguridad. (Y digo esto porque en muchas ocasiones escuchamos lo “jetas” que podemos llegar a ser los que “vendemos” cosas, poco menos que puede parecer que estamos usando los principios de la obsolescencia programada…)

Lo primero, ¿qué es la fecha de caducidad de un medicamento?

La fecha de caducidad de un medicamento se basa en la estabilidad del fármaco en su envase o recipiente original, no abierto ni manipulado. La fecha no implica que el fármaco sea inestable más allá de la fecha de caducidad del envase; el significado real de la fecha de caducidad es que, en base a estudios reales o extrapolaciones de estudios de degradación, el medicamento en su envase original será estable hasta la fecha indicada

En otras palabras, el laboratorio fabricante puede garantizar que ese medicamento es seguro y eficaz en ese tiempo, pero no más allá. No significa que un mes más tarde ese medicamento se vaya a desintegrar, sino que no tenemos las garantías de que nos vaya a hacer el mismo efecto ni que sus componentes no vayan a hacernos daño. Sería algo así como el “consumo preferente” de los alimentos, en el que nos garantizan que conservan todas las cualidades, aunque más allá de la fecha -dentro de un período racional, no vayamos a tomar algo que ha caducado hace 10 años- no nos vaya a hacer daño.

La fecha de caducidad puede venir impresa en los blister como "EXP", de Expiration Date, en Inglés.

La fecha de caducidad puede venir impresa en los blister como “EXP”, de Expiration Date, en Inglés.

Los estudios que se realizan para fijar la fecha de caducidad son tanto de eficacia (se admite una fecha de caducidad cuando el fármaco ha perdido entre el 5 y 10% de su eficacia, en general) como de estabilidad (pasado el tiempo los medicamentos pueden degradarse, con lo que los componentes podrían formar nuevos compuestos que podrían ser dañinos, o dependiendo del caso podrían aparecer microorganismos…)

Además, hay que tener en cuenta que esos estudios de estabilidad y eficacia se realizan en condiciones óptimas de conservación, sin cambios bruscos de temperatura ni humedad, cosa que no ocurre en nuestras casas… (seamos realistas: confesad, ¿cuántos de vosotros tenéis el botiquín en el baño o en la cocina? CRASO ERROR, pero de eso hablaremos en otra ocasión)

Por tanto, aunque sea muy probable que consumir un medicamento más allá de su fecha de caducidad no nos haga ningún daño, lo recomendable es desecharlos, para evitar posibles efectos adversos o recibir menos beneficio de su uso.

Siempre que veáis este símbolo en el cartonaje, quiere decir que ese medicamento tiene menos de 5 años de caducidad desde su fecha de fabricación.

Siempre que veáis este símbolo en el cartonaje, quiere decir que ese medicamento tiene menos de 5 años de caducidad desde su fecha de fabricación.

¿Y qué ocurre con los medicamentos multidosis una vez abiertos?

Dependiendo de su forma farmacéutica y de su composición, los medicamentos multidosis (esto es, jarabes, gotas, colirios, etc) tendrán un periodo de validez mayor o menor una vez abiertos.

En este tipo de medicamentos, siempre deberíamos apuntar en el envase la fecha de apertura, para tener esa referencia más adelante, y conservarlos con su envase original tratando de no perder el prospecto. (Ya, ya sé que una vez desdoblado no hay persona humana que consiga volver a doblarlo de la misma manera, pero aunque sea doblado de mala manera, guárdalo.)

En los prospectos suelen aparecer las condiciones de conservación y el período de validez una vez abiertos, pero como no siempre es así os damos unas pautas como norma general (no sustituye a la información que podáis encontrar en el prospecto de cada uno de los medicamentos)

  • colirios: por lo general, se han de desechar al cabo de 1 mes abiertos, A MENOS QUE EN EL PROSPECTO INDIQUE OTRA COSA, ya que al ser soluciones estériles no se garantiza que no se hayan contaminado en ese espacio de tiempo. Es verdad que existe alguno que, gracias a ciertos conservantes, pueden permanecer estables por períodos de más de un mes, aunque al contener esos conservantes en principio son incompatibles con el uso de lentes de contacto.
  • jarabes en preparaciones extemporáneas (viene el polvo en el frasco y hay que prepararlo con agua): tienen menor periodo de validez (de 7 a 12 días) -en estos casos siempre encontraréis la información en el prospecto- Como algunos de los más comunes necesitan conservación en frío, y los que no lo necesitan no se dañan por acción del frío, os recomendamos que los conservéis todos en la nevera, para curaros en salud. En cualquier caso, se deberían desechar una vez haya concluido el tratamiento.
  • jarabes comunes: tienen alto contenido en azúcares, lo cual les da mucha mejor conservación. En general, no se deberían utilizar pasados 12 meses de su apertura.
  • gotas: en general, las gotas óticas y nasales deberían desecharse 1 mes después de abierto el envase (lógico al tratarse la mayoría de tratamientos agudos). En caso de gotas orales, hay mucha diversidad de estabilidades, desde 2 meses hasta 5 años. Por tanto, mi recomendación es que, si se trata de un medicamento para tratamiento agudo, se deseche una vez completado el tratamiento. En caso de ser un tratamiento crónico, seguramente termines el frasco antes de que acabe el periodo de validez.
  • formas sólidas orales en frasco: en general y si las condiciones de conservación son las oportunas, no varía el periodo de validez una vez abierto con respecto a la fecha de caducidad.

La nitroglicerina oral para la prevención y tratamiento de la angina de pecho (Vernies®, Solinitrina®, Cafinitrina®) supone un caso particular, puesto que al ser un medicamento que se ha de llevar encima, los estudios de estabilidad ya presuponen unas condiciones de conservación no ideales (calor en el bolsillo, cambios de temperatura y humedad…), por lo que se recomienda que se utilice otro envase para llevar sólo unos pocos comprimidos encima, siempre adecuado para la conservación de la nitroglicerina, nunca junto al cuerpo y sin mezclarlos con otros medicamentos. Si prefieres llevar el frasco completo, la recomendación es que se deseche pasados de 3 a 6 meses.

En cualquier caso, si llega la fecha de caducidad y el envase ha sido abierto anteriormente, se ha de desechar, sí o sí.

Aquí os dejo una tabla con las presentaciones más comúnmente utilizadas que ven variar su periodo de validez respecto a la de caducidad impresa en el envase una vez abiertas. No he incluido los colirios, porque la mayoría se han de desechar un mes después de abrirlos, ni algunos jarabes que por su composición pueden mantenerse estables hasta la fecha de caducidad. Espero que os sirva de guía.

Medicamentos más comúnmente utilizados: algunos de los periodos de validez que cambian respecto a la fecha de caducidad una vez abierto el envase.

Medicamentos más comúnmente utilizados: algunos de los periodos de validez que cambian respecto a la fecha de caducidad una vez abierto el envase.

En posteriores entradas os comentaré más aspectos acerca de la conservación y estabilidad de los sistemas SPD, fórmulas magistrales, pastilleros semanales y cosméticos.

 NOTA: Esta entrada ha sido elaborada teniendo en cuenta los medicamentos más comúnmente utilizados, lo cual no quita que SIEMPRE debáis consultar los prospectos de los medicamentos que utilicéis para conocer su periodo de validez. 

Y como siempre os digo, utilizadnos, si tenéis dudas acerca de vuestra medicación y su conservación, preguntadnos. Estamos ahí para vosotros.

Bibliografia:

– GASPAR CARRENO, M. et al. Recomendaciones de conservación y período de validez de los envases multidosis tras su apertura. Farm Hosp. [online]. 2013, vol.37, n.6 [citado  2014-04-24], pp. 450-468 . Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1130-63432013000600004&script=sci_arttext

– Centro de Información Online de Medicamentos de la AEMPS. Disponible en: http://www.aemps.gob.es/cima/fichasTecnicas.do?metodo=detalleForm

– Blog engenerico:  http://www.engenerico.com/que-ocurre-con-la-fecha-de-caducidad-de-los-medicamentos/

Anuncios

10 pensamientos en “CIEN AÑOS DE CADUCIDAD

  1. Pingback: CUANDO LOS MEDICAMENTOS YA NO SIRVEN | Mucho Más Que Salud

  2. Pingback: CANICAS, ARENA Y MARABUNTAS EN EL METRO | Mucho Más Que Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s