WIND OF CHANGES: Y LA REVOLUCIÓN LLEGÓ A VUESTRAS VIDAS

La semana pasada nació el primer hijo de unos amigos muy queridos, después de hacerse esperar “un poquito demasiado”… así que después de los consabidos mensajes interminables en el grupo de whatsapp, (verdadera pesadilla, por cierto…) se me ocurrió escribir este post, que pretende ser una mini-guía REALISTA (y por lo tanto un poco brutal; pido perdón a abuelas y suegras de antemano) para los primeros días después de dar a luz, que son una verdadera revolución. Una revolución que no tiene fin, vuestras vidas han cambiado para siempre.

FRASE

Te arroparé, te apoyaré, te guiaré, te enseñaré, te abrazaré, protegeré y amaré con todo mi corazón y mi alma… Desde el día en que naciste hasta que exhale mi último aliento, todo lo que soy es TUYO.

Os entrarán mil dudas en esta nueva etapa de vuestras vidas, acerca del cuidado del pequeñín, de si llora mucho y pueden ser cólicos, de si tiene la piel seca y puede tener dermatitis atópica, de si toma pecho y nunca sabes si ha tomado suficiente (entonces te planteas como madre cómo a la naturaleza no se le ha ocurrido hacernos los pechos transparentes y graduados, para saber la cantidad de leche que toma y si los ha vaciado por completo…) Pero una cosa debéis tener clara: sois padres, y el instinto paternal nunca os dejará tomar una decisión equivocada en relación a vuestro hijo. Son vuestras decisiones, con más o menos desventajas, pero nunca las tomaréis a sabiendas de que puedan perjudicar a vuestro bebé.

EN EL HOSPITAL O EN CASA

La pregunta de siempre, de todos los familiares, amigos y conocidos que quieren ir a conocer al retoño… Pues la respuesta es “según el caso”. Aunque, a menos que seas un familiar muy cercano, lo mejor sería o bien ir al hospital y hacer visita de médico, de estas en las que estás 5 minutos y te vas, o bien una vez pasadas un par de semanas y que se haya calmado la vorágine de adaptarse al bebé para los padres, pasar por su casa. ¿Por qué? Pues porque los padres no quieren -ni pueden- hacer de anfitriones. Tienen muchas más cosas de las que preocuparse. Así que, a menos que les vayas a visitar después de haberles hecho la compra, o que vayas dispuest@ a ponerte a planchar, fregar, lavar la ropa o ayudar en cualquier otra tarea del hogar, abstente. Te lo agradecerán.

Y a vosotros, padres, os doy un consejo: si veis que las visitas duran más de lo podéis soportar, no os cortéis, echadlas de casa. Al fin y al cabo, es vuestra casa, vuestro hijo, y vuestro descanso. Necesitareis mantener la calma y estar relajados el máximo tiempo posible.

CUÁNTO DUERME

Otra gran cuestión que salió a colación en la conversación del whatsapp: la recién estrenada madre afirmaba que sería capaz de dormir una semana… (y yo doy fe de que, en circunstancias normales, sería realmente capaz.) Pero tus circunstancias no son normales, amiga mía, y tu cuerpo no va a necesitar dormir tanto como antes. Es una cuestión de evolución: si las homo neanderthales hubieran dormido una semana entera después de dar a luz, no habrían podido estar ojo avizor ante los posibles depredadores que pudieran atacar a su cría. Por tanto, la naturaleza es sabia, y ese “subidón” de oxitocina y adrenalina que supone el parto, hace que no tengas apenas sueño. Así que, en principio, no te preocupes si las primeras semanas apenas duermes. Tu cuerpo no lo necesita tanto como crees.

En cambio, el que verás que duerme (y mucho, aunque no te lo parezca) es tu hijo. Hay niños que parecen de libro, que duermen 3 horas entre toma y toma; algunos duermen tanto que incluso hay que despertarles para que coman, y otros que parece que no duermen apenas, pero que sí hacen sus siestitas de 15-20 minutos, en las que apenas te da tiempo a ti a cerrar los ojos… El caso es que hay que saber adaptarse a él. Será él quien decida cuándo podréis dormir y cuándo no. Será “el pequeño dictador”. Hasta la edad de 1 mes más o menos no se regulará en su descanso. Pero esa “regulación” la va a hacer a su gusto, por lo que conviene “darle pistas” desde el primer día que estéis en casa: durante la noche, intentad que todo esté en calma y asocie la poca luz y el silencio con el descanso nocturno. Durante el día, tratad de que se acostumbre al ruido y movimiento a su alrededor aunque esté dormido. Cada bebé es un mundo, pero estos pequeños trucos pueden ayudar a que la regulación del sueño la haga más a vuestro gusto que al suyo.

A modo orientativo, aquí tenéis una tabla donde os indicamos aproximadamente la duración del sueño de los bebés. Aunque cada bebé es un mundo, y lo más aproximado que podéis encontrar al patrón del sueño de vuestro bebé es un registro que hagáis vosotros mismos.

PRIMERIZOS - JPG

¿Y SI DEBO TOMAR ALGÚN MEDICAMENTO?

Bueno, y vayamos al lío

Si bien es cierto que la leche materna es el mejor alimento para el niño, tampoco debemos criminalizar el abandono de la lactancia por una causa justificada. Y ahí entra en juego tu criterio como madre. Ante todo, eres madre. Y sabes que nunca tomarías una decisión acerca de la crianza de tu hijo que le perjudicara. Por tanto, la decisión debe de ser tuya y solamente tuya, más allá de presiones familiares (que verás que las hay, y muchas) o sociales. Ésta es tu primera decisión como madre y no has de permitir que nadie la ponga en tela de juicio en uno u otro sentido.

Muchas veces las madres lactantes nos preguntan si pueden tomar algo para el dolor de los entuertos (retracción del útero), o si están resfriadas tienen miedo a medicarse por si pudiera perjudicar al bebé a través de la leche. Incluso algunas toman la decisión de abandonar la lactancia, cuando en realidad no existe peligro para el bebé.

En primer lugar, hemos de decir que para tomar cualquier medicamento que precise prescripción médica has de advertir a tu médico de que estás amamantando, y será él quien evalúe las medidas a tomar, que suelen ser 3:

  • suspender la lactancia definitivamente: solamente en casos muy extremos y concretos,
  • interrumpirla temporalmente: en este caso puede aconsejarte que sigas extrayéndote la leche para no dejar de producir, pero desecharla para que el fármaco no afecte a tu hijo. Como sabrás, la producción de leche está regulada por la extracción, con lo que si has de suspender un par de días la lactancia, no dejes de extraerla, para poder continuar cuando termines el tratamiento.
  • continuar con la lactancia normalmente.

En caso de medicamentos que no requieren receta médica, nosotras tomamos como referencia la base de datos de e-lactancia.org, una web desarrollada por APILAM, Asociación de Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna, para asesorar a nuestras pacientes.

APILAM es una asociación altruista de carácter sanitario, científico y cultural que tiene como objetivo genérico la promoción de la salud, tanto a nivel personal como comunitario, fomentando estilos de vida sanos y prestando especial atención a la Salud materno-infantil, con especial atención a la lactancia materna.

En e-lactancia.org puedes encontrar una base de datos de más de 1600 productos, en más de 9000 términos, incluyendo fitoterapia sistémica. En cada medicamento o principio activo, viene indicado un nivel de riesgo:

  • nivel 0 muy seguro y compatible con la lactancia,
  • nivel 1 bastante seguro, riesgo bajo o poco probable,
  • nivel 2 riesgo alto, poco seguro, se debería evitar o buscar alternativas,
  • nivel 3 contraindicado, riesgo muy alto, uso de alternativa o cese de lactancia.

También existe un app para móviles basada en esta misma base de datos, os recomendamos que la descarguéis aquí. Para más información acerca de sitios útiles en internet sobre la lactancia materna, podéis consultar también esta otra entrada del blog que publicamos con motivo del día mundial de la lactancia materna el año pasado.

Lactancia farmacos  Español  - Aplicaciones de Android en Google Play

Capturado de Google Play Store

Aún así, y como siempre decimos, ante cualquier duda con tu medicación PREGÚNTANOS, ÚSANOS. ESTAMOS AQUÍ PARA AYUDARTE. 

Os dejamos el vídeo de la canción que da título a este post…. GRANDES, SCORPIONS…

Anuncios

5 pensamientos en “WIND OF CHANGES: Y LA REVOLUCIÓN LLEGÓ A VUESTRAS VIDAS

  1. Pero que razón tienes…… y te diría que la historia se repite!! En el segundo y en el tercero pasa lo mismo, y teniendo en cuenta que cada niño es un mundo y universo aparte, la experiencia en este caso sólo vale para ponerte menos nerviosa, no para saber que hacer.
    Las visitas se multiplican (es una gozada que la gente te muestre aprecio y ganas de conocer a tu prole), pero si que ya tienes la “confianza” de decidir cuando, como y donde.
    El primero ha sido de libro (3 hojitas), el segundo más tragón, pero por la noche dormilón…. la tercera anárquica… y me planteo si come y duerme lo suficiente como si fuera primeriza!
    Y me ha encantado lo de “entonces te planteas como madre cómo a la naturaleza no se le ha ocurrido hacernos los pechos transparentes y graduados, para saber la cantidad de leche que toma y si los ha vaciado por completo…”…. ¡¡¡cuanta verdad!!! Casi todas las primerizas quieren darles “refuerzos” a los enanos por si se quedan con hambre.
    Me ha encantado el post!!!!

    Me gusta

    • Muchas gracias, Sonia! Sí que es verdad, que cada niño es un mundo nuevo, los míos son polos opuestos…. Aunque en lo de la anarquía debo decir que creo que es porque nos “relajamos” más, la mía pequeña también es así de anárquica!! 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s