SEXO, FÁRMACOS Y ROCK AND ROLL

Aún no me explico cómo en pleno siglo XXI, año 2014, todavía hay gente (farmacéuticos en muchos casos) que se escandaliza porque en las farmacias abordamos el bienestar sexual, o tenemos un “rincón de la salud sexual”. Pues bien, compañeros farmacéuticos, prefiero dar información contrastada y consejos saludables en estos temas que no que mis pacientes vayan buscando solución a sus problemas en los sex-shops (con todo mi respeto hacia los sex-shops) en cuanto a problemas de disfunción sexual se refiere.

241ae5bd431d277c162d4bdbe52da6a0

En cuanto a disfunciones sexuales y fármacos, hay muchas ocasiones en las que ambos están relacionados, y eso en el sex-shop no te lo van a preguntar. No le veo yo al dependiente preguntando si la aparición de ese problema en su vida sexual coincide con la toma de un nuevo medicamento o alguna variación de dosis… (Si alguien quiere hacer la prueba, ¡contadme el resultado!)

En muchas ocasiones los pacientes no se atreven a contarnos que desde que toman tal o cual medicamento, notan algún cambio en su vida sexual. Y por culpa de esos tabúes que aún existen en nuestra sociedad, deciden por su cuenta y riesgo abandonar los tratamientos a los que achacan esa disfunción sexual. Y todo por no preguntar.

Las disfunciones sexuales pueden presentarse como la alteración de cualquiera de las etapas del acto sexual (deseo, excitación, orgasmo y resolución). Por ello, el término “disfunción sexual” no se refiere sólo a la disfunción eréctil (aunque es de los pocos problemas por los que consultan los pacientes), sino que puede ir desde disminución del deseo sexual, falta de lubricación vaginal, falta de eyaculación, eyaculación precoz o retrógrada, anorgasmia o displareunia (

¿QUÉ ME PASA, DOCTOR?

En la práctica diaria podemos encontrar dos tipos extremos de pacientes: los que no achacan su disfunción sexual a los medicamentos que toman y los que culpan a los fármacos de cualquier problema sexual que se presente.  Por eso, antes de instaurar un tratamiento con potenciales efectos adversos a nivel sexual, convendría obtener la mayor información posible acerca de la actividad sexual del paciente, y en base a ello informarle y prevenirle sobre los efectos previsibles sobre su vida sexual.

La disfunción sexual puede presentarse de varias maneras, aunque lo más documentado y frecuente es la disfunción eréctil en el hombre y la disminución de la líbido en la mujer. Se estima que un 25% de las disfunciones eréctiles son producidas por medicamentos.

En cuanto al mecanismo de acción, existen varias vías por las que los medicamentos pueden alterar la función sexual:

  • fármacos que actúan a nivel central pueden inhibir el deseo sexual por sedación o por alteración hormonal.
  • fármacos que actúan sobre el sistema autónomo pueden afectar a la función eréctil, la eyaculación o el orgasmo.
  • fármacos que intervienen con las hormonas pueden afectar la respuesta vaginal
  • fármacos moduladores de los neurotransmisores: serotonina y prolactina tienden a inhibir la respuesta sexual, con lo que los fármacos que aumentan su concentración pueden producir disfunción. Mientras que aquellos que afectan a la acción de dopamina, noradrenalina y acetilcolina pueden tener un efecto positivo sobre la función sexual.
  • la testosterona es necesaria para la excitación en hombres y mujeres, por lo que hay que vigilar los medicamentos que influyen en la acción de esta hormona
  • la disminución de estrógenos también disminuye el deseo y la excitación.

SOSPECHOSOS HABITUALES:

En esta tabla, adaptada de Australian Prescriber magazine , se recogen los fármacos que más a menudo causan disfunciones sexuales. Hay que decir que la mayoría de los casos documentados son disfunciones eréctiles en el hombre, y no hay muchos casos documentados de problemas de la mujer.

tabla farmacos disfuncion sexual

  • ANTIHIPERTENSIVOS: De por sí, la hipertensión ya es un factor de riesgo de padecer una disfunción sexual. En cuanto a los medicamentos, sólo se ha documentado un aumento de disfunción eréctil en el uso de clortalidona, y un pequeño incremento en el riesgo de padecerla en caso de utilizar betabloqueantes.
  • ANTIDEPRESIVOS: Es difícil de valorar, puesto que hasta un 70% de los pacientes que sufren depresión  presentan alguna disfunción sexual. Pero sí se han observado mayores incidencias en caso de los fármacos con propiedades serotoninérgicas (ISRS: fluoxetina y paroxetina; IRSN: venlafaxina)
  • ANTIPSICÓTICOS: al bloquear los receptores de dopamina, la mayoría de antipsicóticos pueden aumentar los niveles de prolactina y disminuir los de testosterona, con lo que se ve afectado el deseo y excitación.
  • FÁRMACOS PARA TRATAR LA HBP (hiperplasia benigna de próstata): la tamsulosina parece tener un ligero efecto sobre la función eyaculatoria, y finasterida también se ha asociado a disminución del deseo sexual. Aunque es difícil cuantificarlo por la alta prevalencia de disfunciones sexuales en hombres con HBP antes de instaurar el tratamiento.
  • ANTIEPILÉPTICOS: se han asociado la gabapentina y el topiramato con alteraciones del orgasmo y reducción de la líbido en mujeres.
  • OTROS: acetato de ciproterona, digoxina o espironolactona bloquean el receptor androgénico y se han asociado a reducción del deseo en ambos sexos, afectando tanto a la excitación como al orgasmo.

CÓMO ACTUAR

En primer lugar, si notas que tu vida sexual ha cambiado desde que tomas un medicamento nuevo, no dudes en consultarlo con tu médico o farmacéutico. Aparte de tener que notificar (anónimamente, por supuesto), las reacciones adversas a los medicamentos, ellos te pueden ayudar a atajar esos problemas.

La solución pasa a veces por suspender el tratamiento un par de días si el tipo de fármaco lo permite (nunca en el caso de antidepresivos), o bien reducir la dosis o esperar unos días para ver la evolución de los efectos adversos. También se puede optar por un cambio en la hora de la toma, o si el problema persiste, consensuar con el médico un cambio de tratamiento.

Nunca tomes decisiones por tu cuenta acerca de tu medicación. Consulta cualquier problema que se presente, y tu médico o farmacéutico te ayudarán a resolverlo.

¡Y a volver a ser una Rock and Roll Star! 

promo_2014

Fuentes:

  1. CEVIME Centro vasco de Información de medicamentos.
  2. Australian Prescriber magazine

Anuncios

5 pensamientos en “SEXO, FÁRMACOS Y ROCK AND ROLL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s