CON RECETA, POR FAVOR

El 18 de noviembre se celebra todos los años el Día Europeo para el Uso Adecuado de Antibióticos, con la intención de concienciar a la población de la importancia del uso racional de este tipo de medicamentos.

Oímos muchas veces eso de que si no se utilizan bien, pueden dejar de curar. Pero mucha gente no sabe realmente la importancia que esto tiene, no solamente en cuanto a la salud del propio paciente, sino también en cuanto a salud pública. Así que en este post queremos explicaros los pormenores de un uso inadecuado de los antibióticos.

www.sefac.org files documentos_sefac documentos cartelantibioticoscolor.pdf

ANTIBIÓTICOS

Lo primero, ¿qué son los antibióticos? Son medicamentos que destruyen las bacterias o impiden su proliferación, y por tanto combaten las infecciones bacterianas. No todos los antibióticos son eficaces contra todos los tipos de bacterias, por eso es importante que sea tu médico quien te indique cuál es el antibiótico adecuado para tu caso concreto, porque tendrá en cuenta tus síntomas, las bacterias más comunes que causan esa infección y sobre todo, las resistencias que ya existen en ese área geográfica respecto a los antibióticos. Aunque no lo creamos, es importante para la salud pública y para las generaciones venideras utilizar el antibiótico de menor espectro eficaz contra la bacteria causante de cada infección, puesto que el uso de antibióticos de mayor espectro es el que está generando mayores problemas de resistencias. Para hacernos una idea, sería como matar moscas a cañonazos. Bien es cierto que en muchos casos los médicos prescriben antibióticos de amplio espectro por no realizar antibiogramas de cada infección, (estudios de laboratorio que indican a qué antibiótico es sensible la bacteria causante de la infección), aunque en recientes documentos de consenso se ha resaltado la importancia del uso de antibióticos de menor espectro. Pero eso es harina de otro costal.

RESISTENCIAS Y CAUSAS 

Una bacteria se hace resistente a un antibiótico cuando éste ya no puede destruirla o detener su proliferación. La resistencia intrínseca o inherente es la que tiene la propia bacteria por naturaleza a ciertos antibióticos. La resistencia adquirida es la que se genera a partir de alguna mutación genética. Es como la teoría de la evolución, si una bacteria se enfrenta a cierto antibiótico pero no en cantidades suficientes para destruirla, sobrevive la más fuerte, que será la que experimente una mutación en su código genético que le haga ser resistente a ese antibiótico. En estos casos se han de utilizar antibióticos alternativos que generalmente tienen efectos secundarios más graves.

Y aquí es donde entramos nosotros.

Las bacterias resistentes aparecen y se propagan por un uso excesivo e inadecuado de antibióticos, y estas bacterias pueden infectar a gente que no haya tomando ningún antibiótico, y ese paciente se encuentra en la situación de utilizar antibióticos que normalmente destruían ese tipo de bacterias, pero en este caso no resultan eficaces. Por tanto, es crucial que nos concienciemos de que el uso adecuado de antibióticos no es sólo por nuestro bien, sino por el de nuestros descendientes, puesto que podría llegar un momento en que todos los antibióticos dejaran de curar. Sería como volver otra vez a la época anterior a la penicilina.

USO INADECUADO 

Lo primero que hemos de saber, es que la mayoría de resfriados y gripe están causados por virus, frente a los cuales no es eficaz el uso de antibióticos. El antibiótico NO BAJA LA FIEBRE ni REDUCE LA TOS NI LA MUCOSIDAD NI LOS ESTORNUDOS. El antibiótico sólo ataca bacterias. Si no hay infección bacteriana, estás tomando antibióticos para nada. Bueno, sí, para crear resistencias.

Lo segundo, es que si no completas el tratamiento con el antibiótico, es como si les “enseñaras” el antibiótico al que se tienen que hacer resistentes. No es exactamente así, pero para una explicación sencilla nos sirve. Si en tu organismo no hay la cantidad suficiente de antibiótico, no lograrás erradicar las bacterias y éstas se harán resistentes a ese antibiótico que “han percibido” pero que no ha llegado a matarlas.

Por tanto, es importante que la cantidad de antibiótico activo en tu organismo sea la suficiente, a lo largo del tiempo, y durante los días adecuados. Así, es importante seguir las instrucciones de:

  • dosis: es importante utilizar la dosis adecuada al peso y constitución del paciente y al tipo de infección
  • frecuencia: para mantener la concentración de medicamento adecuada que vaya destruyendo a las bacterias es imprescindible cumplir las horas a las que hay que tomar cada antibiótico
  • administración con o sin alimentos: la absorción de muchos antibióticos se ve afectada por los alimentos, y por eso hay que tener en cuenta si hay que tomarlos en ayunas o durante las comidas. Cuando tu farmacéutico te diga que lo tomes sin alimentos, no es por capricho, es cuestión de efectividad. (NOTA: “en ayunas” quiere decir con el estómago vacío, y por norma general se considera que está vacío una hora antes o dos horas después de ingerir alimentos.)
  • interacción con otros medicamentos o alcohol: si estás tomando otros medicamentos, siempre has de consultar a tu médico o farmacéutico si hay que tomar medidas adicionales, como separar las tomas uno del otro. Y por norma general, no se debería ingerir alcohol en los días que dure el tratamiento.
  • duración del tratamiento: como ya hemos explicado antes, si no se completa el tratamiento es más probable que se generen resistencias, puesto que es como si les “mostráramos” a las bacterias a lo que se tienen que hacer resistentes, sin terminar de destruirlas.

ALERGIAS A ANTIBIÓTICOS

Si alguna vez has experimentado una alergia a algún medicamento, deberás indicarlo a tu médico,  puesto que por lo general las alergias son extensibles a todo el grupo de medicamentos similares y el médico deberá optar por otro grupo de antibióticos para tu tratamiento. También se pueden generar hipersensibilidades cruzadas, con lo que es importante vigilar esos casos.

Para ayudar a tener claro cómo hay que tomar y usar los antibióticos adecuadamente, os dejamos aquí una tabla-resumen. 

tabla uso antibioticos

NOTA IMPORTANTE: Estas indicaciones son orientativas y generalizadas. Puede ser que el medicamento que le ha prescrito su médico tenga alguna característica diferencial que no esté contemplada en esta tabla. Ante cualquier duda,  siempre hay que seguir las indicaciones recibidas por su médico, y leer detenidamente el prospecto de su medicación. 

En esta tabla hemos incluido la posología y duración posible de todos los medicamentos del grupo, pero por norma general las cajas de antibióticos suelen contener los comprimidos justos para realizar un tratamiento completo de las afecciones más comunes, por lo que no deberían de existir antibióticos a medio terminar en nuestros botiquines.

Y como para muestra, un botón, os dejamos un enlace donde se explican tres casos de pacientes que se encontraron con que sus infecciones se debían a bacterias resistentes a los antibióticos más comunes.

http://ecdc.europa.eu/es/eaad/Pages/Patient-Stories-Story.aspx#lill-karin

Así que, ya sabes, si tienes resfriado o gripe, cuídate, pero sin antibióticos.

Anuncios

2 pensamientos en “CON RECETA, POR FAVOR

  1. Pingback: CADA COSA EN SU MOMENTO | Mucho Más Que Salud

  2. Pingback: LOS BANCOS DE PIEDRA Y LA CISTITIS | Mucho Más Que Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s