ENTENDER LA DIABETES

    Coincidiendo con que el día 14 de noviembre es el día mundial de la diabetes, quisiéramos escribir un post al respecto. Pero no queríamos escribir lo de siempre, lo mala que es la diabetes, los tipos que hay, lo que hay que hacer para tratarla adecuadamente…

No, esta vez queríamos ilustrar el PORQUÉ, tanto de la enfermedad, como de los síntomas.

DIABETES: ESA ENFERMEDAD QUE SUFRÍAN MIS ABUELOS

En realidad, no se trata de una enfermedad “de personas mayores”, sino que los factores de riesgo a padecer diabetes tipo 2 aumentan generalmente con la edad (sobrepeso, acumulación de grasa abdominal, sedentarismo, consumo de tabaco…) Y como bien veremos más adelante, el diagnóstico de diabetes puede derivarse de un estado de pre-diabetes o de nivel de glucemia sostenido en el tiempo en los límites admisibles.

Muy brevemente, según el tipo de diabetes, puede ser debida a falta de producción de insulina (insulino-dependiente) -tipo 1, más factores genéticos- o a la resistencia de los receptores celulares a la insulina -tipo 2, mas factores modificables. La insulina es una hormona producida por el páncreas que comienza a segregarse cuando consumimos alimentos que contienen hidratos de carbono (precursores de la glucosa)

La insulina ayuda a que las células absorban la glucosa circulante en la sangre para que puedan utilizarla como energía. (Salvo las células cerebrales y las del tejido nervioso, que no requieren insulina para absorber la glucosa) Tanto si falta insulina como si las células no reconocen la señal que les indica que deben absorber la glucosa circulante, esa glucosa permanece en la sangre, lo que se denomina HIPERGLUCEMIA.

glucosa-en-sangre

Cuando aparece una hiperglucemia, ésta puede pasar inadvertida por ser indolora y progresiva.

Si se trata de una hiperglucemia brusca, la glucemia puede llegar a valores de 250mg/dl o más, o incluso mayor durante la noche. Los síntomas de alerta son “los polis” (polifagia, polidipsia, poliuria), fatiga, halitosis cetónica y olor a acetona en la orina. En análisis se puede encontrar glucosa y cuerpos cetónicos en orina, lo cual si se mantiene en el tiempo puede llevar a una descompensación diabética. Cuando esto ocurre, aparecen náuseas y vómitos, inapetencia y más fatiga. Es una situación de urgencia médica, en ocasiones la primera señal de la existencia de diabetes.

En cambio, si se trata de una hiperglucemia sostenida, de manera lenta y progresiva se van dañando los vasos sanguíneos y los nervios encargados de las sensibilidad, de manera que aunque no estemos diagnosticados de diabetes como tal, un nivel sostenido de 120 mg/dl de glucosa en sangre puede dar lugar en el largo plazo a síntomas vasculares y neuropatías asociadas a diabetes. Es lo que se conoce como síndrome PREDIABÉTICO.

Por otro lado, el páncreas, entre otras sustancias, segrega la insulina y también el glucagón. El glucagón es una hormona que tiene el efecto contrario al de la insulina: evita que las células absorban la glucosa circulante, y por tanto tiene acción hiperglucemiante (hace subir los niveles de glucosa en la sangre).

Se trata de una secreción hormonal autorregulada, es decir, la cantidad de glucosa en sangre debería limitar la secreción de insulina y ésta la de glucagón. Cuando esto no ocurre, se produce la descompensación.

En caso de que la diabetes sea debida a un fallo total en la secreción de insulina, el único tratamiento es la inyección de insulina. Aunque ya existen fármacos de insulina que permiten “imitar” la secreción interna. Si se ha estado tratando la diabetes con antidiabéticos orales y el médico aconseja comenzar con insulina inyectada, no significa estar peor, sino poder establecer un mayor control de la glucemia.Primeros Síntomas De La Diabetes 1

Y AHORA VIENEN LOS PORQUÉS

¿Por qué es un síntoma la polifagia o hambre constante? Porque al eliminar glucosa en orina, el cuerpo percibe esa pérdida de energía y calorías en orina, además de permanecer la insulina circulando, que provoca que nuestro cuerpo crea que debe obtener más azúcar para que las células lo absorban como combustible y así la insulina disminuya (hemos dicho que es una secreción autorregulada).

¿Por qué causa polidipsia o sed excesiva? Porque la sed está regulada en parte por la concentración de solutos en sangre, esto es, cuando la glucosa circulante se acumula, el cuerpo reacciona queriendo “disolver” esa glucosa, o lo que es lo mismo, disminuir su concentración.

¿Por qué causa poliuria o ganas excesivas de orinar? Porque al disminuir la secreción de insulina, también disminuye la de vasopresina, que es una hormona antidiurética (que hace orinar menos) y además porque al estar más concentrada en glucosa la sangre, ésta arrastra agua al ser filtrada en los riñones, por lo que se genera más cantidad de orina.

¿Y LAS COMPLICACIONES A LARGO PLAZO, QUÉ?

Retinopatía: se empiezan a dañar los pequeños vasos de la retina, lo cual hacen aparecer moscas volantes o miodesopsias, dolor o presión en uno o ambos ojos, y dificultad para ver los objetos a los lados de los ojos. También existe el riesgo de que aparezcan cataratas (opacidad del cristalino) o glaucoma (aumento de presión intraocular)

Pie diabético: se debe a los daños vasculares y nerviosos en esa zona, puesto que son los más propensos a acumular el azúcar en exceso y por consiguiente verse afectada la circulación sanguínea. Al perder la sensibilidad por haberse dañado los nervios, es más difícil ser consciente de ampollas o pequeñas lesiones que sin tratamiento podrían empeorar.pie diabetico

Nefropatía diabética (enfermedad de los riñones): la acumulación de glucosa o el mantenimiento de una glucemia alta produce el daño en los pequeños vasos glomerulares o filtradores de la sangre, lo cual hace que los riñones no filtren correctamente los residuos. Incluso, uno de los signos de nefropatía diabética puede ser la presencia de proteínas y glucosa en orina.

Neuropatía diabética: el elevado nivel de azúcar daña la capa externa de los nervios, lo que produce una señal más débil o inadecuada en esos nervios. Este daño se puede percibir en entumecimiento de las extremidades, dolores punzantes u hormigueo, disfunción sexual, náuseas, estreñimiento o diarrea, mareos al cambiar de posición o problemas urinarios.

Tener diabetes también puede aumentar el riesgo de tener enfermedades cardíacas y trastornos óseos y articulares, así como problemas dermatológicos, del aparato digestivo, y problemas en dientes y encías. 

Lo más importante de la cuestión es que todos estos daños no se dan exclusivamente cuando se nos ha diagnosticado la diabetes, sino que se van produciendo poco a poco por tener una glucemia elevada continuada en el tiempo. Así pues, a quienes piensan “tengo el azúcar un poco alto, pero bueno, como no llega a ser el nivel para que me diagnostiquen diabetes, no pasa nada….” les decimos: CONTROLA TU NIVEL DE AZÚCAR Y ADQUIERE HÁBITOS SALUDABLES PARA MANTENERLO EN NIVELES ACEPTABLES. No te conformes con “estar al límite”, porque tu cuerpo, vasos sanguíneos, nervios y riñones no entienden de números.

RenderImage.aspx

Anuncios

3 pensamientos en “ENTENDER LA DIABETES

  1. Pingback: ¡ABRE LOS OJOS A LA DIABETES! | Mucho Más Que Salud

  2. Pingback: ICTUS, FAST | Mucho Más Que Salud

  3. Pingback: MITOS Y LEYENDAS DE LA DIABETES EN EL #DMDN | Mucho Más Que Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s