¿PARA PRESUMIR (DE SONRISA) HAY QUE SUFRIR (DE SENSIBILIDAD)?

Muchas veces tenemos la duda de si hacernos un tratamiento blanqueante o no, por miedo a la sensibilidad que pueda producirnos el sistema que utilicemos. En este post te explicamos todo lo que necesitas saber sobre los tratamientos blanqueantes y la sensibilidad dental.

Fuente: wikipedia

Fuente: wikipedia

Antes de nada, hemos de establecer unos buenos hábitos de higiene dental diaria: “cepillarse los dientes al menos 3 veces al día, después de las comidas, con una pasta y cepillo adaptados a la necesidad de tu boca, completando la higiene en caso necesario con cepillos interdentales o hilo dental y colutorio.” Sobre todo, es importante recordar que el uso del hilo dental o cepillos interdentales puede ahorrarnos muchos problemas, puesto que es precisamente en los espacios entre dientes donde se puede acumular la placa, y facilitar que las caries pueden empezar a atacar el diente.

BLANQUEAMIENTO DENTAL

¿Qué nos lleva a querer blanquear nuestros dientes? Las causas del cambio de color dental pueden ser internas (caries, fracturas dentales…) o externas (consumo de café, té, tabaco, vino tinto…) En el primer caso es el odontólogo quien debe aconsejar cómo atajar esos cambio de color, pero ante las causas externas se puede actuar cambiando hábitos de vida o con tratamiento.

El objetivo de los tratamientos de blanqueamiento dental disponibles en la oficina de farmacia es doble: mantener una boca sana y dientes blancos y el tratamiento de manchas claras debidas a factores externos. 

Los principios activos que podemos encontrar en las pastas blanqueadoras suelen ser sustancias abrasivas suaves, que eliminan las manchas superficiales de los dientes por microabrasión (silica, pirofosfatos, óxido de aluminio, bicarbonatosódico). Los colutorios y sprays contienen sustancias que prolongan el efecto de los principios activos de las pastas. También existen kits semi-profesionales de blanqueamiento, con peróxido de hidrógeno y peróxido de carbamida, así como chicles blanqueadores, que evitan en cierto grado la formación de manchas, aunque no eliminan las que ya se han formado.

Una higiene adecuada es la mejor prevención para las manchas dentales

Una higiene adecuada es la mejor prevención para las manchas dentales

Consejos para mantener los dientes blancos y las encías sanas:

  • Realizar limpiezas dentales regulares en el dentista
  • Cepillarse y usar el hilo dental al menos 3 veces al día
  • Evitar el consumo de sustancias que manchen el esmalte (café, te, tabaco…)
  • Evitar el uso de colutorios con alcohol
  • Comer frutas y verduras y evitar la comida rápida
  • No utilizar productos con alto índice de abrasión.

A modo informativo, os diré que a nivel de odontólogos existen técnicas que utilizan geles de peróxido de carbamida al 10-12% o geles de peróxido de hidrógeno a alta concentración (20-37%) autoactivados o activados con luz o calor. Debido a esas altas concentraciones, se puede experimentar un aumento de la sensibilidad dental tras realizar alguno de estos tratamientos blanqueantes.

SENSIBILIDAD DENTAL

El origen de la sensibilidad dental suele estar en la pérdida de esmalte de los dientes, que deja al descubierto los túbulos dentinales, donde tenemos las terminaciones nerviosas, que reaccionarán a los estímulos externos exageradamente. Por eso, sustancias blanqueantes con alto índice de abrasividad pueden dañar el esmalte y en consecuencia aumentar esa sensibilidad dental.

Para valorar una sensibilidad dental, hemos de tener en cuenta que se trata de una sensación dolorosa intensa y breve. Si el dolor no es intenso o se prolonga en el tiempo, habrá que acudir al odontólogo para su valoración, al igual que si se trata de un dolor no reactivo, es decir, sin causa aparente. La sensibilidad SIEMPRE es la reacción a un estímulo externo. Si el dolor aparece sin motivo, no se trata de simple sensibilidad.

La sensibilidad siempre es la reacción a un estímulo externo; si no hay ese estímulo, entonces consulta al odontólogo.

El tratamiento de la sensibilidad dental puede encararse de dos maneras: disminuyendo el impulso nervioso que llega a los odontoblastos (con nitrato potásico, por ejemplo) o bien taponando los túbulos dentinales que han quedado expuestos por la pérdida de esmalte (con sales de flúor). Además de las pastas y colutorios que contienen estos principios activos, también existen otras formas de aplicación, como son lo geles bioadhesivos o adherentes, que se aplican directamente en el diente y aseguran una eficacia mayor al permanecer más tiempo en la zona afectada.

Consejos ante la sensibilidad dental:

  • Durante la fase aguda, uso diario de productos para sensibilidad dental, sobre todo los de aplicación directa (geles y sprays) durante al menos 4-6 semanas
  • Usar un cepillo suave y cepillar con una buena técnica durante al menos 3 minutos.
  • Si es la primera vez que sufres de sensibilidad, es aconsejable la valoración del odontólogo.
  • Para prevenir la fase aguda, utilizar a diario pasta y colutorio específicos para la sensibilidad dental.
  • Evitar el estímulo que provoca el dolor (en la medida de lo posible)
¿Cuando hay que empezar a cepillar los dientes a los niños? CUANDO ASOMAN.

¿Cuando hay que empezar a cepillar los dientes a los niños?
CUANDO ASOMAN.

Enlaces para saber más:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s