ACNE JUVENIL

Ya se acabó el calor y el sol, y con el final del verano llega el principio de los problemas de piel para aquellas que tenemos la maldición de la piel grasa. Sabemos que con los cambios estacionales llegan los cambios en nuestra piel, pero ¿a qué se deben los comedones y granitos? ¿Cómo podemos evitarlos o al menos atenuarlos?

acne

El acné es una enfermedad de los folículos pilosebáceos, que afecta sobre todo a aquellos situados en frente y mejillas. Normalmente se debe a que estamos genéticamente predispuestas a que se alteren nuestras glándulas sebáceas, y además la bacteria Propionibacterium acnes aprovecha esa alteración para infectar esas glándulas. Se caracteriza por la aparición de comedones y lesiones inflamatorias (pápulas y pústulas). En los casos más graves pueden aparecer nódulos y quistes que al desaparecer producen cicatrices.

CÓMO EVITARLO O TRATARLO

En primer lugar,  hay que tener en cuenta que una buena limpieza es imprescindible para atajar este problema. Para ello has de elegir jabones suaves o preparados sin jabón formulados para evitar la irritabilidad y para respetar la barrera hidrolipídica de la piel. No conviene usar jabones que eliminen toda la grasa de la piel, puesto que pueden generar un efecto rebote; al eliminar toda la grasa, las glándulas empiezan a producir aún más grasa para suplir la que hemos eliminado. Entramos en un círculo vicioso del que es difícil salir.

Si predominan los comedones, te conviene usar productos de peeling o productos de limpieza con poder abrasivo, aunque nunca más de una o dos veces por semana, por el mismo motivo, que producen un efecto rebote. Y siempre deberás utilizar un tónico o una crema reequilibrante despues de aplicar este tipo de productos para que la piel no quede sin grasa. Ya sé que la sensación de eliminar toda la grasa nos encanta a quienes tenemos este tipo de piel, pero créeme, a la larga es peor.

imperfections_visuel

LINEA LIERAC PRESCRIPTION REGULADORA: Para más información sobre esta línea, haz clic aqui

Otro tipo de producto que nos da confort  son las mascarillas secantes, puesto que también eliminan la grasa. Suelen incluir en su formulación dióxido de titanio, talco, caolín, glicoles y a veces ácido glicólico. Pero otra vez, no es conveniente utilizarlas más de 1 o 2 veces por semana. 

Las cremas indicadas para este tipo de piel son las matificantes, puesto que eliminan ese exceso de grasa que da el aspecto brillante y aceitoso. Y siempre se ha de elegir una no comedogénica, preferiblemente sin parabenes, y especialmente formulada para pieles grasas.

También se puede optar por una crema con efecto queratolítico suave, puesto que el acné también produce la obstrucción de los poros y dificulta la renovación celular. Este tipo de cremas suele contener ácido láctico, glicólico….

Por último, pero no menos importante, hay que recordar que una piel grasa también se puede deshidratar, y lo que hay que procurar es hidratarla con cremas libres de grasas, para evitar la obstrucción de los poros.

Y SI ESTO NO FUNCIONA

Cuando un problema de acné no se puede atajar con estas medidas, o bien si se trata de lesiones inflamatorias de aparición brusca o mala evolución, se deberá de acudir al médico o dermatólogo. En esos casos los especialistas suelen optar por tratamientos tópicos que contengan peróxido de benzoilo, ácido azelaico (el único que se puede usar en caso de embarazo) , retinoides tópicos y antibióticos tópicos como eritromicina o clindamicina. Otra opción para casos más graves pueden ser los tratamientos orales, con antibióticos (doxiciclina, oxitetraciclina, minociclona, eritromicina), con retinoides (isotretinoína) y anticonceptivos (acetato de ciproterona y otros) En cualquier caso, el tratamiento farmacológico más adecuado para ti ha de decidirlo tu médico o dermatólogo..

¿SABÍAS QUE…?

En caso de estar en tratamiento con retinoides orales, es imprescindible el uso de cremas compensatorias de la deshidratación y desnutrición que sufre la piel desde el interior, sobre todo para evitar la descamación en zonas especialmente sensibles como los labios y párpados. Algunas personas incluso pueden acusar una deshidratación y sequedad ocular o genital debido a este tipo de tratamientos, lo cual se puede atajar con gotas oculares humectantes y lubricantes vaginales.

CONSEJOS BÁSICOS

  1. Nunca manipular las lesiones
  2. Realizar la rutina de limpieza 2 veces al día, mañana (elimina secreciones producidas de noche) y noche (elimina sustancias de desecho, polución, maquillaje, etc que podrían obstruir los poros)
  3. Procurar evitar el uso de cosméticos no adecuados o maquillajes. En caso de utilizarlos, deberán de ser no comedogénicos e indicarlo en el envase.
  4. Un mito: el pelo sobre la frente NO EMPEORA el acné. Sólo que al tener la zona más sensibilizada puede parecer que nos molesta más.
  5. Siempre utilizar un fotoprotector adecuado a las pieles grasas y no comedogénico, a lo largo de todo el año, para evitar la aparición de manchas donde se hayan producido lesiones.

¿Y tú, qué trucos tienes para evitar los brotes de acné? ¿Tienes algún producto favorito o que te ha ido especialmente bien? ¡Cuéntanoslo!

Esta entrada ha sido redactada con la ayuda de Leyre Gaztelurrutia Lavesa, Lda en Farmacia, Master en Atención Farmacéutica y Posgrado en Dermofarmacia. Si tienes alguna duda, puedes contactarle en farmacia.andraca@farmathia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s