¡PIES, PARA QUÉ OS QUIERO!

¡Pues para mucho! Para empezar, son los únicos que nos soportan, ¡las 24 horas del día! ¡Ni siquiera nuestras parejas/hijos/padres/amigos lo hacen! 😉

Y ahora que con el verano nos quitamos las botas y zapatos de invierno, empezamos a usar calzado más fresquito, y es cuando más nos pueden molestar esos callos y durezas que en invierno han permanecido en fase latente…. Sobre todo a la hora de ponernos esas sandalias tan monas para esa boda, pero tan molestas… Y es que nuestros pies han permanecido entre algodones (si usamos calcetines de algodón ;-)) y ahora los dejamos campar a sus anchas y claro, llegan los molestos roces y los callos se hacen más patentes….

file1341257904985

Sandalias imposibles muchas veces son la causa de durezas metatarsales

DUREZAS Y CALLOS

Los callos son un engrosamiento de la piel más superficial de la piel. El desarrollo de este engrosamiento es debido a la presión constante y los fuertes rozamientos.

La dureza o hiperqueratosis es un engrosamiento de la epidermis en zonas amplias,  muchas veces su origen tiene que ver con un vicio en la pisada o con el uso de zapatos inadecuados. Si la presión o fricción son continuas, la piel continúa elaborando tejido hiperqueratósico hasta un punto en el cual este engrosamiento puede causar dolor.

DIAGNÓSTICO

¿Tiene un callo o una dureza? ¿Dónde está localizado?

Un callo se reconoce como un fragmento de piel dura y engrosada, en forma de cono, y de coloración amarillenta en comparación con la piel que lo rodea. Los que están entre los dedos de los pies pueden tener una consistencia un poco más blanda.

La dureza es una capa dura, y muchas veces áspera, localizada en la zona plantar.

¿El callo o la dureza le producen dolor?

El callo no siempre tiene por qué producir dolor, eso no implica que no necesite un tratamiento corrector.

¿Tiene infección? ¿Es diabético?

En caso de que la zona esté infectada es recomendable remitirle al médico. Si son diabéticos los productos queratolíticos están contraindicados (por ejemplo, ácido salicílico)

Pies relajados e hidratados, la mejor prevención

TRATAMIENTO

El objetivo del tratamiento será triple: Reducir el callo, aliviar el dolor y proporcionar una correcta higiene e hidratación lal pie. Para ello existen:

  • CREMAS, PARCHES, TIRITAS IMPREGNADAS O LÍQUIDOS: Para la eliminación química del callo. Suelen contener benzocaína (anestésico local) y ácido salicílico (queratolítico), por lo que están contraindicados en diabéticos.
  • LIMAS O PIEDRAS PÓMEZ: Para desgastar físicamente el callo o la dureza.
  • APÓSITOS: Para la protección de la zona dañada.
  • CREMAS Y GELES: Para mantener hidratados los pies. Habitualmente compuestos de glicerina, parafina, pantenol, dimeticona….
  • SALES DE BAÑO RELAJANTES: Para una correcta hidratación y relajación.

file0002131015533

Si vas a usar tacones altos, lo mejor es utilizar algún sistema que amortigüe el peso sobre la planta del pie.

PREVENCIÓN

  1. Uso de calzado adecuado
  2. Mantener una buena higiene del pie
  3. Tener una buena hidratación aplicando cremas o lociones si es necesario
  4. Si tienes diabetes o se te entumecen los dedos, acude al podólogo.

FASE AGUDA

  1. Usar apósitos para proteger la zona
  2. Utilizar cremas, líquidos, parches o tiritas con ácido salicílico
  3. Desgastar el callo o dureza usando limas o piedra pómez
  4. ACUDA AL MÉDICO: Si los problemas no remiten, si tiene dolor continuo o sospecha que hay infección.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pasear por la orilla de la playa tiene grandes beneficios para nuestros pies.

OTRAS MEDIDAS PREVENTIVAS:

  • Mantener los pies suficientemente hidratados con cremas o lociones ayuda a evitar la aparición de durezas. En fase aguda las aplicaremos todos días, reduciendo las aplicaciones según notemos la mejoría en los pies.
  • Mantener el bienestar del pie con baños de sales relajantes para mejorar el estado de cansancio y quemazón que pueden producir las durezas. En la fase aguda se pueden usar a diario, reduciendo las aplicaciones según veamos la mejoría de los pies.
  • Usar protectores para el calzado para la zona metatarsal (almohadillas confort en caso de usar tacones) o el talón.
  • Por último, mantener la relajación y dar largos paseos por la playa, ya que la arena actúa como exfoliante natural y el agua salada como tonificante.

Este post ha sido creado con la colaboración de Javier Santiago, de la Farmacia Oráa en Santurce.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s