¿QUÉ SON LAS CÁPSULAS SOLARES?

En primer lugar, hemos de dejar claro que las cápsulas de bronceado NO PROTEGEN DEL POSIBLE DAÑO SOLAR, por lo que, aunque llevemos meses tomándolas y veamos los resultados de bronceado, siempre hay que utilizar cremas de protección a la hora de la exposición, con un factor de protección acorde a las necesidades de nuestro fototipo de piel.
El problema del sol es que ante la exposición a los rayos UV en el interior de nuestra piel se activan los mecanismos de defensa. La piel no responde tan rápidamente a la activación de nuestras defensas, el sol ataca en profundidad y altera sus cualidades, apareciendo sequedad, arrugas y manchas. Pero ese problema se puede atajar con las cápsulas de preparación al sol.


El beneficio que obtenemos de las cápsulas solares o de preparación al sol, es que aceleran la aparición del bronceado y lo intensifican, a la vez que ayudan a luchar contra el envejecimiento provocado por el sol, y aportan una hidratación extra a la piel. Y al ser un tratamiento oral, hacen todo eso actuando desde el interior. Antes de exponerse al sol es muy importante ayudar a nuestro organismo a reforzar sus defensas antioxidantes naturales y una forma de hacerlo es con la foto-protección oral, que aumenta la tolerancia y favorece un bronceado uniforme, sin manchas y menos dañino.
La formulación de las cápsulas solares normalmente incluye:
una combinación de carotenoides (beta-carotenos),que actúan como precursores de la vitamina A, y potencian la pigmentación;
licopeno y vitamina E, protegen las células de la degeneración oxidativa y actúan como depuradores de radicales libres;
Vitamina C como antioxidante, que ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento de la piel,
zinc, el manganeso y el selenio, minerales importantes para diferentes reacciones enzimáticas de la piel que activarán sus defensas.
Eso sí, hay que tener en cuenta que estas cápsulas no sustituyen a los protectores solares tópicos bajo ningún concepto.
En general, se deberían empezar a tomar diariamente, de 2 a 4 semanas antes de la exposición solar, durante ésta y hasta 2 o 3 semanas después para prolongar el bronceado.
Algunas propuestas de estas cápsulas solares pueden ser:

Innéov Sensibilidad Solar: contiene la asociación de activos llamada Lactobacillus johnsonii La1: Skin-Probiotic TM + Licopeno. Aumenta las defensas celulares al estimular la liberación de mediadores y anticuerpos a nivel plasmático y estimular la proliferación de células de defensa. Sus betacarotenos y licopeno aumentan las defensas anti-radicales. Utilizar Sensibilidad Solar antes, durante y después de la exposición al sol, como complemento de una crema protectora, es la respuesta adecuada para preparar la piel para el sol y favorecer un bronceado sublime: homogéneo y duradero.


Solar intensivo Antiox, de Innéov. Cápsulas que aportan un bronceado intenso, más rápido, más duradero y con menos manchas visibles. Su actividad antioxidante ayuda a proteger las células frente a los daños de los rayos UV, neutralizando los radicales libres. Acción anti-edad que retrasa el envejecimiento de la piel. Asocia la Vitamina E, reconocida por su acción anti-oxidante, con extracto del fruto de Emblica rico en polifenoles, y carotenoides. La piel está más flexible e hidratada, con un tono más radiante. Satinada y luminosa, se broncea más rápidamente con la llegada del buen tiempo.


Lierac Sunific Capsules: contienen carotenoides (25mg), oleorresina de tomates, rico en licopeno (16.67mg), concentrado en luteína (1mg), vitamina E (10mg) y selenio 75 mcg, además de ácidos grasos esenciales, aportados por 50mg de aceite de oliva y 100mg de aceite de borraja. Con una sola toma diaria, aseguran una hidratación y anti-oxidación óptima para la piel antes de la exposición solar. Un bronceado más rápido, intenso y uniforme. En combinación con la línea sunific 1,2,3 de LIERAC, serán tus mejores aliados para lucir un bronceado sin daños celulares este verano.


Nutridiver Cuidado Solar: con selenio, betacaroteno y Vitamina E, ayuda a una mayor regeneración celular, preparando la piel para la exposición solar y protegiéndola frente a las agresiones de radicales libres. Sus ácidos grasos omega-3, omega-6 y zinc facilitan una mayor fotoprotección y ayudan a mitigar el eritema solar. Por último, también contiene flavonoides, vitamina B3 y aceite de pepitas de grosella negra, que actúan como agentes antiinflamatorios e hidratantes que favorecen una mejor textura e hidratación cutánea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s